Vigilan zona de toma clandestina en Iztacalco ante peligro de explosión

 

Luego de que el pasado viernes en la noche resultaran heridos por una pequeña explosión seis trabajadores de Pemex que sellaban un ducto clandestino de gasolina ubicado en la alcaldía de Iztacalco, este fin de semana se extremaron medidas de seguridad, ya que mientras se realizaban los trabajos de sellado, bomberos rociaron espumógeno en las alcantarillas para bajar la densidad de los gases que emanaban de la fuga del combustible.

 

La fuga es en Añil 364, entre las calles Goma y Avena, en la colonia Granjas México. La alcaldía de Iztacalco anunció que informará a la población medidas de seguridad.

 

CRISIS, CONTROLADA

David León Romero, coordinador Nacional de Protección Civil, indicó que la crisis está por lo pronto controlada y se prevé que los trabajos lleven al menos una semana por las condiciones y cantidad de hidrocarburo en el lugar. Destacó que no existe riesgo para la población.

 

También exhorto a la ciudadanía para que ayuden a las autoridades y que reporten cualquier tipo de incidente y no participe en este tipo de acciones.

 

REPORTAN ESTABLES A LOS TRABAJADORES

En tanto, se reportan estables los trabajadores de Pemex heridos por un flamazo, cuando soldaban las tomas clandestinas en una vivienda de la colonia Granjas México, en la alcaldía Iztacalco.

 

Todos los lesionados pertenecen a las instalaciones de Pemex y fueron trasladados por el ERUM y la Cruz Roja al Hospital de petróleos Mexicanos Picacho.

 

Cerrarán 4 escuelas por trabajos de toma clandestina en alcaldía Iztacalco