abril 19, 2021

¡Unas #vacunas por el amor de Dios!: La #pandemia desnuda la #miseria y #corrupción en #Guatemala

¡Unas #vacunas por el amor de Dios!: La #pandemia desnuda la #miseria y #corrupción en #Guatemala

 

Guatemala.- La pandemia del COVID-19 vino a desnudar las miserias de este país centroamericano, esa miseria que es ocultada por las bellas postales turísticas que circulan por todo el mundo. Nación de fachadas hermosas que esconden realidades tremendas.

 

Hace un año que el Corona virus hizo su aparición en Guatemala, y el gobierno pidió préstamos para encarar la crisis sanitaria por venir.

De inmediato se construyeron galerones y les llamaron Hospitales COVID-19, sin personal sanitario suficiente, ni camas, ni respiradores, ni medicinas.

 

El ministro de salud en turno, el médico más inepto de que se tenga memoria, no supo de que se trataba la pandemia. Fue cesado por presiones sociales, y después premiado por su deficiente labor con otro puesto gubernamental con recursos económicos cuantiosos.

 

Alejandro Giammattei

Un presidente de la República que se dice doctor en medicina y se ufana de ello, tomó las peores decisiones para enfrentar la crisis sanitaria, presionado por los sectores económicos que le financiaron su campaña política.

Privilegió la economía y no la salud pública. Quitó las restricciones y confinamientos casi de inmediato.

 

Un mandatario que era afecto a aparecer en la televisión al inicio de la pandemia, y regañar al pueblo por ignorantes y no atender las medidas que él dictaba, y en una especie de sermón religioso invocaba a Dios como remate de su cadena nacional.

Dejó de hacerlo ya por la fuerte crítica social acerca de su ineptitud y por las sospechas del mal uso de los dineros provenientes de los préstamos internacionales.

 

Por todos lados se encuentran los carteles que dicen: Dónde está el dinero?. Pregunta sin respuesta.

 

El tema de las vacunas

Es un misterio oficial del que nadie quiere hablar. La ministra de salud  balbucea cada vez que es cuestionada por la prensa nacional, y no aclara nada al respecto. Hay incredulidad social ante los actos de gobierno tan triunfalistas ante la pandemia.

Las estadísticas gubernamentales COVID-19 son prácticamente inexistentes y cuando anuncian cifras al respecto son, obviamente, datos irreales, subregistros de contagiados y de fallecidos. La población desconfía de los números dados por el gobierno.

 

Existe un silencio gubernamental ominoso al respecto del coronavirus y de las vacunas. La población sospecha que no existen fondos públicos para negociar los contratos de suministros de fármacos con las grandes empresas farmacéuticas del mundo.

 

La situación actual de las vacunas es la siguiente:

  • Solo donaciones ha recibido hasta el día de hoy.
  • Israel donó a Guatemala, 5 mil vacunas de la farmacéutica Moderna.
  • India donó 200 mil vacunas, de la farmacéutica Covishield.
  • Esas vacunas se distribuyeron entre los hospitales públicos, pero fueron destinadas para atender al personal administrativo, y no a la primera línea de sanitarios que atienden COVID-19.
  • Como ocurre en otros países del mundo, en Guatemala también se actúa al margen de una planificación de vacunación, que indica que primero los sanitarios. Y luego empezar de inmediato por la población de mayor edad. Eso no se respeta, se ha vacunado a personal ajeno a los servicios de salud, como son los bomberos municipales, policías, etcétera. No podemos descartar una vacunación VIP, a familiares y amigos de lo los funcionarios públicos.

 

INMUNIDAD DE REBAÑO

La población guatemalteca según el último Censo de Población son 17 millones de habitantes. Y no dispone de las vacunas necesarias para inmunizar al 20 por ciento de esa población y asegurar una inmunidad de rebaño.

 

Es verdad que los países más ricos del mundo acapararon ya las vacunas de todos los laboratorios dedicados a producirlas. Lo cual implica un contrasentido porque la globalización exige que todo el planeta debe ser vacunado para frenar la pandemia.

Deben vacunarse ricos y pobres, no hay otra opción para que la pandemia aminore un poco.

 

COVAX.

La Organización Mundial de la Salud, OMS, la Comisión Europea, CE, y el Gobierno de Francia, entre otros, crearon un Fondo de Acceso Global para vacunas COVID-19, y distribuirlas en forma equitativa. Para evitar que los países pobres, que son 92% los más pobres, puedan ser vacunados en el futuro, para ellos se destinarán mil 300 millones de vacunas. Solo para cubrir el 70 por ciento de la población.

 

Guatemala, pobre, muy pobre, espera la solidaridad internacional y que le donen las vacunas necesarias. Si consigue los fondos suficientes para adquirir las vacunas indispensables, pues tendrá que esperar su turno en la larga lista de países que iniciaron gestiones desde el año 2020.

Este viernes 11 de marzo del 2021, Guatemala recibió el primer cargamento de vacunas, por medio de COVAX, llegaron 80 mil unidades.

 

Tengo un informe no oficial

Que indica que el ritmo diario de vacunación en Guatemala es de 2.500 personas por día, y que serían necesarios muchos meses, más de un año o más ,  para alcanzar un promedio adecuado de personas inmunizadas.

 

El COVID-19 es un tema tabú, nadie habla de eso ya. La población en general sabe que depende su salud exclusivamente del cuidado personal, del uso de cubrebocas, del lavado de manos, y de la sana distancia, y el evitar las concentraciones tumultuosas.

Los ricos de Guatemala van a los Estados Unidos y se vacunan sin ningún problema.

 

Todo el pueblo de Guatemala está con el cubrebocas permanentemente, pueblo disciplinado por necesidad. Saben que sus defensas están bajas y que las vacunas, sabrá Dios, cuándo vendrán a este país.

Y también el pueblo guatemalteco está con el Jesús en la boca, no vayan a enfermar por ir a trabajar. ¡Unas vacunas por el amor de Dios! 

*La Vaca Filosófica
Foto: WiR_Pixs 

About The Author

DiarioNoticiasWeb.Com

DIARIO NOTICIAS WEB ES UN JOVEN PORTAL PERIODÍSTICO DIGITAL INDEPENDIENTE, CON INFORMACIÓN ACTUAL Y ANALÍTICA, DE ÁGIL LECTURA,

Related posts