octubre 19, 2021

Un violador puede ser alguien que no sabe que tiene qué pedir permiso al otro para obtener #placer de él o ella: Experto

Un violador puede ser alguien que no sabe que tiene qué pedir permiso al otro para obtener #placer de él o ella: Experto

 

Ivette Sosa

La sexualidad es la relación que establecemos con los demás y con nosotros mismos a través de nuestro cuerpo. Podríamos pensar que la relación entre nosotros y nuestro cuerpo es sencilla, pero creo contar con evidencia de lo contario, asegura Juan Luis Cortés Cervantes, Psicólogo por la UNAM y experto en Psicoanálisis, autor del libro: Sexualidad infantil y crimen: Psicoanálisis del Estado.

 

En primer lugar, señala en entrevista exclusiva con diarionoticiasweb.com, está la dificultad de reconocer y relacionarnos con nuestras propias emociones. Ya para la mayoría debe ser conocida la dificultad que representa para un ser humano común establecer y compartir experiencias con sus semejantes. Requiere de admitir sensibilidad y por ende un rastro de vulnerabilidad frente a nuestros semejantes.

 

-¿Por qué en México hablar de sexo y sexualidad sigue siendo tema tabú, tanto en los hogares como en las propias escuelas? 

Contrario a lo que podría suponerse, la dificultad de abordar el tema de la sexualidad no pienso que tenga que ver con nuestra identidad religiosa. Más bien esta sirve de escudo para un tema muy sensible para el mundo entero. Pienso que el mismo tema requiere de un nivel considerable de compromiso humano, que no todo el mundo puede o quiere adquirir.

 

-Esta falta de educación sexual, ¿es la que fomenta o induce a que se cometan actos sexuales aberrantes, como el abuso infantil y/o la violación?

De alguna forma sí, pues al no hallar un lugar en donde plasmar los efectos del mundo en nuestra experiencia sensible, no me resulta raro que, como sociedad, recojamos los restos terribles de una larga historia de atropellos cometidos en contra de los individuos; siguiendo la formula de que todo abusador fue a su vez víctima.

 

Pero yo no estaría tan seguro de asignar un papel a la sexualidad en la educación, pues la sexualidad tiene un carácter tan infinito en sus manifestaciones que tratar de moldearla a un sistema educativo, depara sólo dolores de cabeza para los planeadores educativos. Supongamos el caso de un sujeto que se excita sexualmente usando un disfraz o frotando unicel, y que estas manifestaciones sexuales no involucren a otro ser humano.

 

EL VIOLADOR SE ENCUENTRA EN LOS HOGARES

-Acláreme, por favor, violación y abuso sexual, ¿es lo mismo? ¿Hay diferencias, cuáles son? 

Primero, tenemos que recurrir a la ley para definirlas. El Artículo 265 del Código Penal Federal define la violación como “quien por medio de la violencia física o moral realice la cópula con persona de cualquier sexo”, mientras que el abuso sexual se define en el Artículo 260 “quien ejecute en una persona, sin su consentimiento, o la obligue a ejecutar para si o en otra persona, actos sexuales sin el propósito de llegar a la cópula”. Por ejemplo masturbación o tocamientos cometidos u obligados en cualquier contexto.

 

-El violador o depredador sexual, ¿dónde se encuentra?  

Lamentablemente lo más común es que se encuentre en los hogares. Eso lo abordo en mi libro de manera frontal, la mayor parte de las violaciones se cometen entre quienes cuidan a los niños. Empezando por padres, madres, tíos, tías, abuelos, maestros, etcétera.

 

-¿Existe un perfil psico-social del violador?  

No me lo había preguntado antes, porque prefiero prescindir de un cuadro previo o un prejuicio teórico o profesional. Ciertamente no ando en busca de violadores, éstos aparecen de vez en vez en muchas formas, incluso niños. 

 

– El violador, ¿es un enfermo o un manipulador que, con violencia, controla y somete a sus víctimas? 

Creo que aquí podría aportarle una perspectiva de las disciplinas que me han marcado, la psicología y el psicoanálisis. Si le preguntamos a la psicología, definitivamente señalará en el violador a un enfermo; pero lo mismo puede señalar a quien está feliz o triste como enfermos. Esa es su herramienta, la psicopatología.

 

Por otro lado, el psicoanálisis nos permite considerar la diferencia sin la etiqueta de la “enfermedad mental” y en mi libro hago una investigación sobre la formación de limites en los seres humanos. En pocas palabras, un violador puede ser simplemente alguien que no sabe que tiene que pedir permiso al otro para obtener placer de él o ella.

 

Juan Luis Cortés Cervantes, en entrevista con diarionoticiasweb.com

 

LOS NIÑOS SIENTEN Y NO SON TONTOS

-Aterrizando en el tema de la sexualidad infantil, ¿qué es y cómo acercarnos a ella, con nuestros hijos y con la familia en general? 

Desde mi perspectiva es algo muy sencillo. Debemos primero reconocer que los niños sienten y que no son tontos. Si contamos con que nosotros mismos, desde pequeños, hemos construido nuestro mundo de placeres y de dolores, a lo que llamo experiencia sensible, podremos aproximarnos a la experiencia de nuestros hijos, que puede ser radicalmente diferente a la nuestra.

 

-¿Acaso existe el ABC de un niño que ha sido víctima o que pudiera ser víctima de abuso sexual? 

Entiendo esta pregunta como aquella donde me pide un perfil del violador. Es verdad que una victima de violencia sexual puede “apagarse” física, mental y socialmente. Pero esta señal no es exclusiva de la violencia sexual vivida hacia su persona.

 

Aquí debo señalar que son los pequeños quienes atribuyen por su propia historia el peso a las vivencias a las que son sometidos en su vida.

 

Por ejemplo, habrá niños que se ofendan profundamente y deseen la muerte de todos por recibir a un hermanito en casa, mientras que Lydia Cacho menciona en una de sus investigaciones que víctimas de trata de personas con explotación sexual de menos de 10 años viven un mundo hipersexualizado como normal.

 

En todo caso, si alguien sospecha de que algún niño de su comunidad pueda ser víctima de algún abuso por parte de sus cuidadores o alguien cercano, tenemos la urgencia como sociedad de contar con una red de apoyo que contemple a organismos gubernamentales para atender tales casos, a veces a costa de la imagen de la familia que pudiéramos tener.

 

VIOLENCIA, HA SIDO FUNCIONAL

-Juan Luis, ¿por qué en México hemos normalizado la violencia, donde se incluye una de las más aberrantes como es la violación? 

Porque la violencia como tal, ha sido funcional a lo largo de toda la historia de la humanidad. Y con esto no debemos limitar la violencia como un acto físico, sino que los niños enseñan que pueden vivir una negación como una forma de violencia terrible.

 

-Respecto a su libro Sexualidad infantil y crimen: Psicoanálisis del Estado, ¿a quién va dirigido?

Mucho me gustaría compartir mi libro con todo el mundo, pero el contacto que he tenido con mis semejantes profesionales, me hace notar que tengo que simplificar mucho lo que he escrito para ser comprendido por un mayor número de personas.

 

El libro como se encuentra ahorita, puede y debe ser abordado por padres, educadores, abogados, criminalistas, psicólogos, psicoanalistas; y quiero hacer énfasis en el sector gubernamental, la pandemia puso en evidencia que no solo en México sino como humanidad, tenemos que hacer una revisión del contacto que las instituciones han tenido con los individuos. Muchos no creyeron en la OMS.

 

-¿Ha tenido ya oportunidad de conocer opiniones de los lectores de su obra? 

Si, he tenido algunas experiencias con lectores. La mayoría, sino es que todas hasta el momento, han sido positivas, pues trato de dar un lugar a todos, incluyendo a los criminales, en el amplio espectro de la humanidad que gira sobre nuestra identidad frente a la ley. No ataco a la religión, la academia, ni a ningún Estado pasado o presente.

 

-Finalmente le preguntaría, ¿qué hacer, como individuos, padres, periodistas y como sociedad en su conjunto, para detener el accionar de un violador? 

Primero que nada, tener valor. No es fácil para un individuo que ha negado su propia capacidad de sentir la mayor parte de su vida tener enfrente o tener conocimiento de un hecho que atropella terriblemente a un individuo. Puede ser que le parezca esta una afirmación muy atrevida, esa donde señaló la dificultad humana para sentir; pero la experiencia me ha mostrado que la empatía no es un acto natural, yo pienso que eso se trabaja y se sostiene. La humanidad requiere esfuerzo.

Foto: Alexas/Foto del autor: Quetzalli Blanco

About The Author

Maestra en Periodismo y Comunicación; directora de noticias, editora, jefa de información, articulista, reportera-investigadora, conductora y profesora. Copywriter de dos libros sobre situación política, económica y narcotráfico de México; uno más artesanal de Literatura. Diversos reconocimientos, entre ellos la Medalla de plata por 50 Aniversario de Radio UNAM y Premio Nacional de Periodismo, categoría Reportaje.

Related posts