Un raro jarrón chino, de la dinastía Qing, olvidado en un armario durante 60 años, puede convertir a una mujer europea en millonaria