Transformación a fondo del INM, promete próximo titular

 

Tonatiuh Guillén López, próximo titular del Instituto Nacional de Migración (INM), recibió la instrucción de transformar profundamente la dependencia “al corto plazo” para depurarla de corrupción y de abusos a derechos humanos contra los migrantes, así como hacer eficiente su atención.

En entrevista con el priódico Excélsior, indicó que al futuro gobierno de Andrés Manuel López Obrador no le preocupa la actual oleada de migrantes centroamericana porque confían que Estados Unidos “mínimo los escuche” y analice sus solicites de refugio, o si deciden quedarse en México puedan integrarse plenamente a la sociedad.

En tanto, apuntó, el INM ya tienen una ruta a seguir.

Sí, vamos a hacer énfasis en derechos humanos. Ese énfasis marca toda la revisión del Instituto en sus funciones, en sus operaciones para que al corto plazo tengamos cero problemas con violaciones de derechos humanos, cero escenarios de corrupción”, dijo.

Guillén López explicó que acordó con la próxima secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y quien será el subsecretario de Migración y Derechos Humanos, Alejandro Encinas, que a su llegada al INM va “a evaluar cuidadosamente” los procedimientos de la dependencia en atención a los migrantes “para cerrar espacios de discrecionalidad”, y de ser necesario evaluar al personal para tomar las medidas necesarios.

También garantizó que el INM actuará de manera “congruente” en sus políticas de atención migratoria, dando respeto y garantías a derechos humanos de los extranjeros, tal como lo exige México a Estados Unidos o a cualquier otro país que trate a los migrantes mexicanos.

Ese principio, de la congruencia, es el qué hay que cuidar y traducirlo en sus consecuencias, especialmente con la migración de Centroamérica”, expuso.

Sobre las amenazas del presidente de Estados Unidos Donald Trump en contra de los migrantes, en responder con balazos si atacan con piedras, señaló que “eso no sucederá” porque las palabras del mandatario sólo son parte de un discurso de campaña electoral en su país.

Todo ese discurso contra la caravana, contra los migrantes, contra México son un discurso, una escenografía para su elección de la próxima semana dónde están en juego la Cámara de Representantes y el Senado en Estados Unidos… hay que esperar los resultados electorales y espero también que el mapa político se mueva”, opinó.

Tonatiuh Guillén fue presidente del Colegio de la Frontera Norte (Colef) durante 2012 a 2017, una de las instituciones más importantes del país en el conocimiento científico del fenómeno migratorio en México. En su análisis apuntó que el vecino país no cerrará las puertas a los miles de centroamericanos que hoy cruzan en caravanas el país.

Ha ocurrido así y está ocurriendo. La opción de refugio jurídicamente está siendo planteada allá (en EU) y es muy probable que esa puerta permanezca abierta, pero ni en cantidad ni en problemática social vemos algo no manejable (para México)”, dijo.

De acuerdo al también académico, México tiene una de las tasas más bajas de inmigración en el mundo, pues menos el 1% de la población residente en el país es extranjera, por lo que apunta que “no es problemático desde el conjunto de la estructura social” que más centroamericanos se queden en el país pues es un fenómeno que ya sucede.

Quienes se han quedado han logrado de integrarse de una manera muy razonable a las economías locales”, dijo tomando el caso de los haitianos en Baja California y hondureños, guatemaltecos y salvadoreños. El gran desafío es cómo se formalizan mejor, cómo se generan mejores condiciones en donde sea benéfico para todas las partes”, explicó.

Fuente: Excelsior