TIENE 79 AÑOS Y VIVE SOLO DESDE HACE 40 AÑOS EN UNA CUEVA

solo

 

A sus 79 años y en excelente estado de salud, Pedro Luca vive desde hace 40 años sin luz, ni gas, ni teléfono en su caverna situada en lo alto de las montañas en la provincia de Tucumán, en Argentina.

 

Cuando tiene hambre, sale a cazar con su escopeta o bien, desciende a las montañas, que se encuentran a mil 100 metros de altura.

 

Hace tres horas de camino entre la selva donde vive y la ciudad más cercana para llegar a las pequeñas tiendas de San Pedro de Colalao, una población turística situada a 120 kilómetros de San Miguel de Tucumán (mil 300 kilómetros al norte de Buenos Aires).

 

SU JORNADA COMIENZA A LAS 3 DE LA MAÑANA

Cuando se despierta por el coro de gallinas tras dormir sobre una cama armada con capas de ropa usada y colchones protegidos por plástico.

 

Apenas iluminado por velas, su día comienza cuando aviva la fogata de su cueva con la leña seca.

 

Se abastece de agua en un arroyo situado a 50 metros detrás de su caverna.

 

luca

 

EN SAN MIGUEL DE TUCUMÁN, SE HA CONVERTIDO EN TODO UN ATRACTIVO TURÍSTICO, UNA LEYENDA.

 

Su madre murió al darlo a luz, su abuelo lo crio. Siempre quiso vivir solo. Nunca molestó a nadie. Hoy es una leyenda, la atracción principal para los turistas. Personas de todo el mundo suben a visitarlo y hasta los niños de la escuela organizan excursiones para verlo.

 

Pedro Luca vivió en el poblado hasta los 14 años, hasta que un día, tras bajarse de un tren que recorría el norte argentino transportando carbón a Bolivia, desapareció. Sólo años después se supo de su nueva morada.

 

Una pensión mensual de 100 dólares recibida por correo y la ayuda de lo que le provee la naturaleza, le alcanza para vivir.

 

luka