Stephen Bannon, el ideólogo de la campaña de Trump, se mantiene muy activo en Europa

 

Algo extraordinario sucedió cuando el ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, el 6 de enero, dio su apoyo a los chalecos amarillos diciendo que “apoyo plenamente a los franceses que de una forma clara y respetuosa le dicen a su presidente que no está pensando en los intereses del pueblo.”

 

¿Qué es lo que llevó al Ministerio del Interior de un país vecino a intervenir de tal forma en los asuntos internos de Francia?

 

Vale la pena echar una mirada más atenta a uno de los principales ideólogos que tras bambalinas está organizando un movimiento europeo tildado de “populista”. Dicho ideólogo es Stephen Bannon, quien luego de haber sido el ideólogo de la campaña de Trump, se convirtió en asesor especial de la Casa Blanca (despedido en agosto de 2017).

 

Desde entonces se ha mantenido activo en Europa, sobre todo a partir del segundo trimestre de 2018. Se propone construir movimientos “populistas” en toda Europa (en Italia, el Reino Unido, Bélgica, Francia, Alemania) para influenciar las siguientes elecciones parlamentarias europeas de mayo de 2019.

 

El 13 de enero se publicó una artículo en la edición dominical del FAZ del corresponsal especial Matthias Rüb, quien señaló el papel de Stephen Bannon en varios movimientos de Europa. Una figura clave (según Rüb) es la ex abadía benedictina de Trisuli (cerca de Roma), quen en 2018 cayó en manos de la Fundación “Dignitatis Humanae Institute” (DHI).

 

Esta fundación, establecida en Roma en 2018, tiene por programa: la “Defensa de los principios judeo cristianos de la civilización europea, al reconocer al hombre como imagen de Dios.” El fundador y presidente es el ciudadano británico Benjamin Harnwell, un ex Tory y parlamentario europeo que pasó de liberal izquierdista a euroescéptico.

 

De acuerdo al artículo, en 2008 Harnwell fue a Roma para convertirse en miembro activo de la red DHI. Entre los miembros honorarios hay personas como el cardenal estadounidense Raymond Leo Burke (conocido por sus viciosos ataques al Papa Francisco) y Stephen Bannon (¡). Harnwell se reunió con este último por primera vez en 2014 en Nueva York.

 

De acuerdo a Rüb, Harnwell invitó a Steven Bannon a participar en una conferencia que se realizaría en junio de 2014 (viaSkype) en la que Bannon hablaría de los tres peligros existenciales de la identidad de Occidente: “secularismo militante” que quiere excluir la fe de la esfera de la política; “yijadismo militante”, el que con la ayuda de la violencia terrorista y de los refugiados amenaza al continente y a Estados Unidos; y el “capitalismo salvaje” que destruye todos los principios humanos.”

 

Bannon ha hablado en repetidas ocasiones de la “Revuelta de la derecha,” que es en realidad una “revuelta mundial.” Luego de haber sido despedido de su puesto de asesor especial del Casa Blanca, subraya el artículo, Bannon puso su “atención en Europa.” Junto con el abogado derechista y ex parlamentario belga Mishel Modrikamen, dice el artículo, Bannon fundó a finales de mayo de 2018 el centro de estudios denominado, “El movimiento.”

 

Esta institución especializada en análisis estratégicos tiene el objetivo de animar el nacimiento de nacionalistas derechistas y de “partidos soberanistas” en todos los países y movimientos de la Unión Europea, dice Rüb. Bannon quiere presidir seminarios en la ex abadía benedictina de Trisulti, algún tipo de “academia para las generaciones futuras.” Los primeros seminarios tendrán lugar en el tercer trimestre de este año en Roma. Se dice que Bannon dice que Trusulti es una de las “escuelas gladiadoras (¡) de los guerreros culturales.”

 

El mismo Steve Bannon dio un discurso el 16 de noviembre en la Universidad de Oxford, el cual apareció en YouTube. Al conocer el discurso de Bannon se encuentra a un demagogo en acción; un hombre cuyo estilo se refinó cuando fue director de la ultra conservadora Breitbart News. Un hombre que es dirigido por una rabia constante: un narcisista, un ególatra que pesa sus palabras. En Oxford habló de él mismo como parte de un “movimiento” contra el “orden establecido.”

 

“Trump, dijo, no es la causa, sino el resultado de este movimiento populista.” Dirigió sus principales críticas a las élites, en particular a la “élite financiera de Davos”: Las “élites” del mundo son la causa del problema, no el populismo.” (…) “Somos un poder revolucionario,” dijo Bannon en Oxford, reiterando que la amenaza más grande es el yihadismo (que es por lo que Trump fue a Riad y a Jerusalén), el expansionismo iraní así como China, y que “Trump está en una guerra hegemónica contra China, la cual es un régimen totalitario mercantilista con actitudes geopolíticas de Harol MacKinder y Mac Mahon. Es un capitalismo depredador.”

*MSIA Informa