Soy seguidor de Jesucristo porque defendía a los pobres: AMLO

 

Ivette Sosa

El Ejecutivo de la Nación no deja de sorprendernos. En diversos foros ha defendido su juarismo y exaltado su admiración por el Benemérito de las Américas, cuyas Leyes de Reforma establecieron la separación de la Iglesia y el Estado. No obstante, en lo privado se habla de su fervientes creencias religiosas.

 

Ahora, el licenciado Andrés Manuel López Obrador acepta públicamente ser seguidor de Jesucristo y el argumento que ofrece es porque éste defendía a los pobres y estaba en contra de la opresión.

 

Y ya encaminados, dándose golpes de pecho, el presidente mexicano asegura que “en esa religión tenemos prohibido permitir la corrupción… los lujos y la fantochería”.

 

SE HINCA… ¡DONDE SE HINCA EL PUEBLO!

No obstante, el político tabasqueño negó que, por su religión, no cante el Himno Nacional Mexicano, pues ello no lo tiene prohibido.

 

El mandatario mexicano dice ser respetuoso de todas las creencias religiosas y puntualizó que él se hinca, donde se hinca el pueblo.

 

Aunque ya pasó la Semana Santa, AMLO sacó su fervor religioso y enfatizó que admira la obra de Jesús porque su obra se gestó a favor de los pobres y por eso… ¡lo espiaban y por eso lo crucificaron!

 

El cuestionamiento ahora es, ¿habrá que santiguarse ante la presencia de San Andrés, a fin de ser merecedores del paraíso de la 4T?