Sepultan a campesinos linchados en Puebla; “Los que asesinaron a Ricardo y Alberto, nunca podrán dormir tranquilos”, dicen familiares

 

Entre gritos de dolor y la exigencia de justicia, los cuerpos de Alberto Flores Morales y Ricardo Flores Rodríguez, de 53 y 21 años de edad, respectivamente, fueron sepultados en el panteón de Tianguistengo donde la madre del más joven de los dos varones linchados en Acatlán de Osorio, después de ser confundidos por ‘robachicos’, exigió justicia, pero también, la renuncia del alcalde panista, Guillermo Martínez Rodríguez.

 

“Quiero la cabeza del presidente municipal, porque él es el responsable de la muerte de mi hijo y de mi cuñado”, exclamó la mujer, mientras el resto gritó: ¡Justicia, justicia… ! Luego condenó: “Los que asesinaron a Ricardo y Alberto, nunca podrán dormir tranquilos”.

 

“Los que cometieron estos actos, los que gritaron que los mataran, los que aplaudieron, todos los involucrados nunca van a dormir tranquilos, porque son asesino. Reflexionemos antes de hacer algo de lo que podamos arrepentirnos toda nuestra dichosa vida, primero investiguemos y luego hagamos lo que se deba hacer: justicia”, comentó.

 

EXHORTA PÁRROCO A PERDONAR

Este viernes, también hubo misa de cuerpo presente, en la cual el párroco exhortó a los deudos a perdonar; incluso, recordó el pasaje bíblico de la pasión y muerte de Jesucristo, lo que hizo que entre la feligresía cruzaran miradas.

 

Los dos ataúdes salieron a las 11 de la mañana del que fue el domicilio de ambos para depositarse en la tierra. Como dicta la costumbre del sur del estado, hubo tambora durante el cortejo. La familia de Alberto Flores Morales acompañó el cuerpo arriba de una camioneta.

 

A Tianguistengo también llegó la novia de Ricardo Flores Rodríguez, quien estudiaba derecho en Jalapa, Veracruz.

 

Por su parte, el padre de Ricardo y hermano de Alberto recriminó que por este acto de barbarie, hoy una pequeña se queda en la orfandad. 

Imagen: Municipios Puebla