¿Se vale jugar con el asesinato de niños?

 

Mouris Salloum George*

Sobre la animalidad que caracteriza las acciones de los beligerantes en el teatro de guerra entre criminales y agentes de la ley, asoma ahora la deshumanización de actores políticos que pretenden acarrear agua a sus molinos a costa de la tragedia nacional.

 

Aun aquellos que se dicen militantes del partido que postula el humanismo político,acuden a grotescos e inmorales recursos de propaganda para medrar en el océano de sangre que inunda México de costa a costa, de frontera a frontera.

 

Odioso resultó que las víctimas inocentes de la violencia criminal hayan sido remitidas al casillero de meros daños colaterales. Personas prescindibles, pues, sin ofrecer en cambio resultados en favor del bien mayor: El de la comunidad mexicana.

 

De 2007 a 2017, según reporte de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, el número de niños caídos en una guerra absurda y, por supuesto, sin gloria, pasó de mil 2, a 2 mil 858. Estamos hablando solo de niños menores de nueve años.

 

“Graciosas ocurrencias” y descuentos electorales

Se subraya la estadística, porque lo más cruel de las imágenes del ataque hace tres días a la familia LeBarón, en Sonora, retrata a menores, incluso un lactante, victimizados.

 

Antier, las pantallas de la televisión ofrecieron a la audiencia lo que pretendió ser una graciosa ocurrencia: Una dizque legisladora, en comparecencia de un representante del Ejecutivo, se contoneó por la tribuna, llevando en sus manos una diminuta réplica del muñeco Pinocho, personaje clásico de literatura para niños.

 

Eran las horas en que la familia LeBarón preparaba los funerales de sus muertos.

 

Es el caso que el compareciente, expuesto al intento de burla en el Senado, es nativo de Sonora, donde ya se hacen aprestos electorales para el cambio de gobernador en el estado.

 

Mientras la familia LeBaron cantaba responsos por sus muertos, en Sonora y en la Ciudad de México, en algunos espacios periodísticos, se daba también por muerto al mismo funcionario por los terribles sucesos de Bavispe. Casualmente, desde diciembre de 2018, ese funcionario puntea las encuestas sobre la intención del voto para 2021.

 

En la guerra y en la política, dicen los cínicos, se vale de todo: ¿Se vale jugar con el asesinato de los niños? Esa es la cuestión.

*Director General del Club de Periodistas de México, A.C.