SE COMPROMETE TEXAS A EMITIR ACTAS DE NACIMIENTO A HIJOS DE INDOCUMENTADOS MEXICANOS

TEXAS

Texas  se comprometió a aceptar la credencial para votar emitida por el Instituto Nacional Electoral (INE) como documento secundario de identificación para la obtención de actas de nacimiento para infantes  nacidos de padres indocumentados, comunicó la Secretaría de Relaciones Exteriores.

“La credencial para votar deberá ser presentada junto con dos documentos suplementarios de una lista que se incrementó de 18 a 28 documentos como resultado de la mediación. Entre éstos se incluirán registros religiosos, títulos de vehículos, contratos de renta, recibos de servicios como luz o teléfono, entre otros”, refiere el comunicado.

Los 11 Consulados de México en Texas realizarán una intensa labor de difusión del acuerdo extrajudicial que puso fin a este litigio.

“Además asesorarán a nuestros connacionales sobre los documentos que podrán presentar para registrar a sus hijos menores nacidos en el estado de Texas y obtener copias de sus actas de nacimiento”, dice el texto.

Ante esta situación la Cancillería se congratuló por el acuerdo extrajudicial logrado  en el litigio iniciado en contra de la Unidad de Estadísticas Vitales del estado de Texas, con motivo de su política de no expedir actas de nacimiento a menores nacidos en Texas de padres indocumentados.

Indicó que Texas es la única entidad  en la Unión Americana que no acepta el pasaporte sin visa, ni la matrícula consular como documentos válidos de identificación para obtener actas de nacimiento de menores nacidos en Estados Unidos.

“Ello implica, que ante la imposibilidad de los padres de acceder a otro tipo de identificación oficial, muchos hijos de padres indocumentados no cuenten con un acta de nacimiento estadounidense. Lo anterior a pesar de haber nacido en ese país y de tener derecho a la ciudadanía estadounidense de conformidad con la constitución de Estados Unidos”, abundó.

En agosto del año pasado, el Gobierno federal  dio a conocer un escrito de “Amigo de la Corte” (Amicus Curiae) en apoyo a la demanda presentada por el Texas Civil Rights Project y el Texas Río Grande Legal Aid, por considerar que dicha política estatal atentaba contra el derecho fundamental a la identidad de los connacionales y minaba la capacidad de sus padres para demostrar el vínculo legal con sus hijos.