septiembre 23, 2021

Salí acongojado del Munal, con un solo pensamiento: hay que renovar los museos mexicanos con propuestas nuevas

Salí acongojado del Munal, con un solo pensamiento: hay que renovar los museos mexicanos con propuestas nuevas

Bolivar Hernandez*
Sin duda, “la del Caballito”, en homenaje al rey de España Carlos IV, es una de las estatuas más emblemáticas de la Ciudad de México.
El Caballito ha tenido diferentes sitios de ubicación, ya que por muchos años estuvo en el cruce de la avenida Reforma y Avenida Juárez, y ahora se localiza al frente del Museo Nacional de Arte, en la calle de Tacuba.
Fue obra del arquitecto y escultor Manuel Tolsá, realizada en bronce en el año de 1803.
Hace algunos años las autoridades capitalinas quisieron darle “una manita de gato al Caballito” y la dañaron horriblemente los “técnicos”. Querían quitarle la pátina del tiempo, que es esa capa verdusca que produce el bronce. Pero estos “expertos” emplearon cloro, ajax, thiner y otros solventes hasta perjudicarla completamente.
Por fin se logró restaurarla y rescatar su majestuosidad señorial. El rey español Carlos IV es retratado como emperador Romano, con una corona de laurel, montado en un brioso corcel.
Visité el Museo Nacional de Arte, Munal
Me decepcionó profundamente. Se mantiene su colección de arte novo hispánico, que consiste en muchísimos cuadros con imágenes religiosas: Santos, ángeles, demonios, cielos, paraísos, infiernos, purgatorios, limbos. Pinturas al óleo, oscuras, y de dimensiones descomunales. Esta es la colección permanente.
Lo nuevo, lo último, es una exposición de indumentaria femenina intervenida por escritoras y poetas mexicanas. Esta muestra consiste en vestidos femeninos montados sobre maniquíes enormes.
Y esos vestidos tienen dibujos, versos, discursos feministas, en una especie de collages espantosos.
Veo cómo mis amigas de las letras aceptaron gustosas intervenir en esa muestra de “arte conceptual”, cuyo resultado es poco estimulante a los sentidos y a la estética.
Las autoras, algunas de ellas, son las poetisas Miriam Moscona y Rocío Cerón , y la periodista cultural muy destacada Angelica Abelleyra.
Son vestidos de mujer estrafalarios, “con mensaje”, sin duda.
Salí acongojado del Munal, con un solo pensamiento: hay que renovar los museos mexicanos con propuestas nuevas.
Muchos museos mexicanos no tienen presupuestos decorosos para subsistir con dignidad, es verdad. Pero cuando lo que carece un museo es de una o varias propuestas estéticas, entonces la cuestión es algo más grave.
Se notan los efectos de la pandemia del COVID-19 en la vida cultural en general, los museos y galerías están cerradas temporalmente.
La vacuna para restaurar la vida cultural mexicana, tanto la publica como la privada, es un movimiento artístico revolucionario, innovador y de ruptura con lo tradicional.
Sobra talento al margen de los grupos elitistas que dominan la escena cultural oficial.
Hasta pronto desobedientes e insumisos, estos que proponen otra cosa al arte actual encapsulado en recintos museísticos.
*La Vaca Filósofa

About The Author

Soy binacional México-guatemalteco, 77 años. Antropólogo, psicoanalista, periodista, ecólogo, ciclista, poeta y fotógrafo.

Related posts