Rostros que no se ven, pero que combaten de frente la pandemia de la Covid en México

 

María Guadalupe Salazar Mondragón

A más de un año de su aparición en nuestras vidas y en el mundo entero, a pesar de lo que se ha logrado descifrar acerca del SARS-CoV-2, el coronavirus, su nombre común, sigue siendo un enigma para la humanidad y también motivo de acciones emergentes de salud pública mundial y de feroz competencia entre firmas farmacéuticas por la creación y producción de una vacuna efectiva.

 

Mientras eso es el pan de todos los días, DiarioNoticiasWeb.Com da voz a los rostros ocultos de quienes tienen que vivir y convivir de cerca con el misterioso virus, pero con la cabeza fría y desde la vocación que eligieron, nuestros entrevistados laboran en instituciones públicas y desde que inició la pandemia han estado frente a frente con este forastero que, al parecer, llegó para quedarse.

 

En el caleidoscopio de las profesiones relacionadas con la salud, un Químico-Bacteriólogo-Parasitólogo (QBP) dedicado a la investigación y la realización de pruebas cotidianas de detección del coronavirus, quien pide reservemos su nombre, ve la pandemia de esta manera:

Anteriormente, varios de mis compañeros y yo nos desempeñábamos en diferentes áreas para el diagnóstico de patógenos, principalmente relacionados con enfermedades respiratorias dentro del laboratorio, cuando llegaron los primeros casos de COVID a México, varios de nuestros compañeros tuvieron que cambiar sus actividades para darle prioridad al diagnóstico de Covid-19, además de que se contrató personal eventual para ayudar en las actividades cotidianas.

 

EN LA LÍNEA DE FUEGO

Señala que la vida nos cambió definitivamente; si bien no hemos dejado de trabajar, sí nos han respetado nuestros periodos vacacionales y eso ha permitido lograr un balance personal de alguna manera. El no poder ver a nuestros seres queridos ha sido realmente difícil, por lo que es importante mantener un ánimo  positivo ante está adversidad.

En la actualidad no me parece que estemos en confinamiento, pues al tener que desplazarme al trabajo veo mucha gente en la calle en comparación con el inicio del periodo de restricciones, pues eran más severas las medidas de seguridad y ahora es alarmante el descuido si consideramos el número de casos positivos que aumenta en el país.

Refiere el entrevistado que como en su labor profesional está incluida la investigación, el poder formar parte de un movimiento científico de gran magnitud lo mantiene motivado y obliga a seguir cada una de las investigaciones acerca de este virus que me resulta realmente interesante.

 

Cita que al inicio de la pandemia se tomaron medidas adecuadas conforme a la información que se tenía en ese momento. Lamentablemente, por razones que aún no entiendo, se dejaron de hacer caso a indicaciones importantes como el uso de cubrebocas, que al inicio fue un tema controversial, pero finalmente se pidió a la población usarlo.

Sin embargo, el experto advierte que el control de la pandemia ha sido inadecuado, y como ejemplo de ello cita la apertura de lugares como: bares, cines y antros, porque cuentan con poca ventilación, lo que ha dado lugar a la propagación masiva. Cosa que podemos ver en el día a día desde nuestro lugar de trabajo y en investigaciones recurrentes de diferentes países.

Incluso -añade- entre colegas comentamos nuestras experiencias cotidianas. Al ir a comprar los artículos de primera necesidad a supermercados, por ejemplo, es sorprendente la cantidad de gente que hay además de las medidas incorrectas que se siguen al  tomar la temperatura de antebrazo o del cuello. Lugares que son inadecuados para la medición,  Tales medidas sesgan la información de los signos para diagnóstico y no evitan el contagio de más personas.

 

Para nuestro entrevistado, lo deseable sería:

  • Controlar el flujo de personas como principal medida.
  • Permitir el diagnóstico oportuno a todas las personas con la emisión de resultados de no más de 24 horas.
  • Supervisar que las medidas de aforo de establecimientos al 30% se cumpla.
  • Incentivar a las empresas para que sus empleados puedan realizar sus actividades desde casa.
  • Incentivar el servicio a domicilio en la mayoría de los restaurantes.
  • Favorecer la ventilación de lugares cerrados (no aire acondicionado).

 

 

FUTURO POCO ALENTADOR

Reflexivo, el experto señala que conforme avanza la pandemia en México y con la información que tenemos hasta hoy, nuestro futuro no es alentador en relación con las comorbilidades que presenta nuestra población en general.

Es más probable que se presenten complicaciones en los infectados por Covid-19. Debido a la desinformación que abunda en los diferentes medios y el que no se realice un diagnóstico oportuno hace que aumenten  los contagios. Por consiguiente, seguirán aumentando las cifras de mortalidad en el país.

 

Acota que un aspecto positivo que ha hecho el gobierno fue haber pactado con tres diferentes propuestas de vacunas para Covid-19, lo cual da la esperanza de un mejor panorama a mediano y largo plazos.

Aún así, esperamos un repunte en casos de Covid-19 que se unirán a los casos en comorbilidad con enfermedades de esta temporada como la influenza principalmente.

 

Para sortear esto, el Químico-Bacteriólogo-Parasitólogo recomienda a la población que se vacune contra la influenza, que eviten en lo posible salir de casa, usar cubrebocas, principalmente en lugares cerrados con poca ventilación, aunque de preferencia evitar este tipo de lugares. Enfatizar el lavado de manos o la sanitización con gel antibacterial.

La gente debe tomar conciencia de que el análisis de cifras mostrado por el gobierno es mucho menor al real, aproximadamente tres veces menos debido a que no se realizan las muestras necesarias para acercarnos a una cifra más precisa.

 

Sin duda, puntualiza que el mantener cerrados los lugares no esenciales debería ser una prioridad para nuestros gobernantes, cosa que no están haciendo por la deseable reactivación de la economía.

 

En lo personal

Para el experto es prioritario reforzar sus conocimientos de bioseguridad, así como procurar las mejores condiciones para ayudar a la gente.

Hay que destacar también que en las áreas de investigación y diagnóstico del virus se ha contado con el  apoyo del gobierno y de otras instituciones públicas, lo cual nos anima a seguir trabajando con pasión en lo que nos gusta a pesar del riesgo.

Para mantener un equilibrio personal -comenta- intento distraerme en mis tiempos libres haciendo ejercicio y leyendo y cuando trabajo, procuro concentrarme en la actividad que esté realizando para evitar accidentes.

 

¿CÓMO ES SU DÍA A DÍA?

  • En mi rutina diaria me levanto temprano, desayuno y voy al trabajo donde me cambio de ropa, posteriormente preparo todo mi equipo de protección y me lo coloco.
  • Reviso los pendientes del día y comienzo con la extracción de material genético de todas las muestras pendientes.
  • Después, comenzamos con la amplificación para los diferentes patógenos que tenemos solicitados, se analizan las curvas de amplificación y se emite el resultado, por protocolo.
  • Cuando salimos del área, vamos directamente a desechar nuestro equipo de protección y a cambiarnos para poder regresar a casa.

 

Fotos para ilustrar: encb.ipn.mx/Gettu Images