Remedios caseros para la cistitis

 

Marco Antonio Escobedo

“Aunque tenía la sensación de querer orinar constantemente, me costaba mucho trabajo hacerlo. Me dolía la parte baja de la espalda, como si hubiera realizado mucho ejercicio. Además, sentía quemazón o ardor al orinar, pero sólo hacía gotitas, que olían mal y eran de color anaranjado, a veces rojizo, como si fuera sangre”.

 

Este es el testimonio de la señora Lupita Flores, de 50 años, a quien hace algunas semanas le fue diagnosticada Cistitis aguda, una infección de la vejiga o las vías urinarias inferiores que le afectó severamente en su vida diaria, tanto profesional como personal e íntima, pues durante dos meses sufrió escalofríos, fiebre y dolores punzantes en el abdomen bajo, por lo que evitó sostener sexo con su pareja, porque confiesa que “las relaciones sexuales le resultaban muy dolorosas”.

 

De acuerdo con el doctor Josue Bahena Guerrero, se dice que una Cistitis es aguda porque la infección comienza en el paciente de manera súbita. Ésta es provocada por microorganismos, por lo regular bacterias.

                

“Estos microbios entran a la uretra -conducto por el que pasa la orina en su fase final del proceso urinario-, luego a la vejiga -órgano muscular en forma de bolsa que almacena la orina producida por los riñones- y pueden causar una severa infección”, explica el experto a diarionoticiasweb.com

 

 Refiere que esta infección “se desarrolla en la vejiga y si no se atiende de manera pronta o adecuada puede, incluso, afectar a los riñones”.

 

 MUJERES, MÁS PROPENSAS A INFECCIONES URINARIAS

El galeno explica que en la mayor parte de los casos, cuando orinamos el cuerpo se deshace de manera natural de estos microorganismos. No obstante, las bacterias pueden adherirse a la pared de la uretra o la vejiga y multiplicarse tan rápido que algunas de éstas se quedan en la vejiga.

 

Lupia Flores está en pleno proceso de la menopausia, lo cual aumentó de manera considerable su riesgo para la Cistitis que recientemente padeció. “Mi médico me explicó que las féminas tendemos a contraer infecciones con más frecuencia que los hombres. Ello se debe a que la uretra de nosotras es más corta y está más cercana al ano, a bacterias”.

 

Sin duda, comenta el doctor Bahena Guerrero, médico cirujano egresado de la UNAM, “por su propia anatomía, las  mujeres son más propensas a contraer una infección urinaria después de las relaciones sexuales o al usar un diafragma para el control natal, por citar dos ejemplos”.

 

RIESGOS DE PADECER CISTITIS

  • Próstata agrandada, uretra estrecha o cualquier elemento que bloquee el flujo de orina
  • Diabetes
  • Edad avanzada
  • Embarazo
  • Retención urinaria
  • Permanecer inmóvil durante un período de tiempo largo, entre otras causas.

 

 CÓMO CURAR LA CISTITIS

Lupita Flores comenta que su médico le “mandó penicilina para contrarrestar la infección y me recomendó beber, por lo menos, dos litros de agua –en sorbos pequeños a lo largo del día- y hacer infusiones de cabellitos de elote, pingüica, valeriana y manzanilla, que funcionan como diuréticos naturales”.

 

EL EXPERTO DA LAS SIGUIENTES RECOMENDACIONES:

Agua natural: Ayuda a tu cuerpo a deshacerse de las bacterias mediante la orina.

 

Vinagre de manzana: Puedes usarlo tanto de uso externo como interno. Házte un baño de vinagre con agua tibia una vez al día para eliminar bacterias y bebe un vaso de agua con dos cucharadas de vinagre.

 

Té verde: Toma dos o tres tazas al día para acabar con las bacterias que provocan la infección.

 

Rábanos: son antibióticos y diuréticos naturales por excelencia, por lo que  facilitan la expulsión de gérmenes por la orina, evitando que se desarrollen en el tracto urinario.

 

Limón: Es un antiséptico y antibacteriano ideal. Las propiedades medicinales de esta fruta la convierten en un eficaz remedio natural para combatir infecciones, pues elevan los niveles de pH en el cuerpo y para las bacterias es más difícil sobrevivir y reproducirse en un ambiente así.

 

Arándanos: Consume los arándanos frescos o toma su jugo. Los arándanos crean una protección en el conducto urinario que evita que las bacterias que adhieran, y facilitan su salida.

 

Bicarbonato de sodio: Todas las mañanas, en ayunas, bebe un vaso de agua con dos cucharadas de bicarbonato de sodio. Sus propiedades impiden que las bacterias que provocan la cistitis, se queden en las paredes de la uretra.

 

Perejil: Es considerado un poderoso diurético que ayuda a eliminar todas las toxinas a través de la micción, mientras refuerza el metabolismo renal.

 

Además evita que las bacterias se alojen y adhieran a la vejiga.

 

El doctor Bahena Guerrero recomienda hervir un puñado de hojas en un litro de agua. Deja reposar la infusión, filtra y bebe por sorbos a lo largo del día.

 

Cebada: Es un cereal compuesto de antioxidantes, fibras y aminoácidos esenciales. Amén de disminuir los niveles de azúcar en sangre, si lo tomas en té, podrás expulsar los líquidos del cuerpo y limpiar el tracto urinario.

Foto: Medical Press