abril 14, 2021

#Reflexiones sobre #enseñar y #aprender en el #SigloXXI

#Reflexiones sobre #enseñar y #aprender en el #SigloXXI

 

Practiqué la docencia universitaria durante medio siglo en varias universidades de México. Finalmente, me retiré en el 2010.
He podido reflexionar sobre el quehacer educativo en general. Fui profesor-investigador de tiempo completo, de medio tiempo, de tiempo parcial. Y ocupé puestos de dirección, también en varias carreras del campo de las humanidades.
Y como diría José Martí, al referirse a los Estados Unidos, Conozco al monstruo por dentro. Igual, yo sé de las instituciones de educación superior después de haber estado en ellas toda mi vida académica.
Siempre he sostenido que en la universidad existen muchos profesores y muy pocos maestros; y que también hay muchos alumnos y muy pocos estudiantes.
Los que enseñan:
1.- Docente
Es aquel que hace que alguien aprenda. Eso ocurría en la antigua Roma donde el docente iba a la casa del noble a enseñar a los hijos y esclavos.
2.- Profesor
Es aquel que simplemente puede hablar delante de la gente, un orador.
3.- Maestro
Es aquel que sabe más, el jefe. En la orquesta se dice: “Música, maestro”, eso indica que toque aquel que es el mejor.
La enseñanza moderna
La pedagogía actual está muy desarrollada, existen diversas metodologías para la enseñanza-aprendizaje.
Este es el cómo, y el cómo se enseña tuvo una revolución audiovisual
Se inventaron muchos dispositivos audiovisuales que apoyan la labor docente: el proyector de diapositivas, las televisiones, las grabadoras de sonido, los videos, el proyector de láminas o textos. Junto con esto aparece también el uso intensivo del Power Point.
En las universidades más caras de la educación superior en México, las aulas ya están equipadas con modernos aparatos de televisión y proyectores de imágenes, empotrados en los techos. Y poseen unas excelentes videotecas.
En una universidad privada, pero de escasos recursos económicos y tecnológicos, había una disputa cotidiana entre loa profesores por apropiarse de un proyector, cañón, solo había unos cuantos.
Había que apartarlos con mucha anticipación y no faltaban las agrias discusiones entre los profesores que, inclusive, generaban enconos encendidos, al ver que había tráfico de influencias en el departamento de los aparatos audiovisuales.
Hay profesores que no pueden impartir su materia sino tienen a la mano un aparato de proyección de imágenes.
El Pizarrón con una tiza o un gis, es algo inaudito para los profesores de hoy en día. Son codependientes de la tecnología.
Los maestros de la antigüedad solo disponían de sus conocimientos y su oratoria; sin aulas ni pizarras. Y los peripatéticos enseñaban al tiempo que caminaban por los parques o calles de la Ciudad .
El papel de la universidad
Las universidades actuales sólo trasmiten conocimientos y no los generan. Pocas universidades tienen proyectos de investigación para generar nuevos conocimientos, se contentan con la sola difusión del conocimiento.
Cultura libresca difundida hasta el cansancio
Que se agota y se hace obsoleta muy rápidamente. Basta observar detenidamente los programas de estudios y sus correspondientes bibliografías. Las bibliografías son atrasadas, ni siquiera eso se puede actualizar.
Las materias fundamentales
Existen materias básicas en todas las carreras universitarias y otras que son optativas. El núcleo duro de conocimientos de toda disciplina requiere ser reforzado con investigaciones propias. Cosa que no ocurre con frecuencia. Las optativas son un mundo aparte.
La disputa por las asignaturas
En mis tiempos de docente universitario, había materias o asignaturas que eran propiedad de algunas celebridades. Esos profesores eran los dueños absolutos de ciertas asignaturas.
A los catedráticos más jóvenes les dejaban las asignaturas menos importantes o las de relleno. Para dar una asignatura importante había que esperar la muerte del profesor propietario y concursar por ella después.
En virtud de la desaparición de las categorías de profesor de tiempo completo o medio tiempo, y aparecer el sistema de asignaturas con el consiguiente efecto pernicioso de pérdida total de los beneficios sociales correspondientes, como jubilación o servicio médico y otras prestaciones.
Los profesores cada cierto tiempo se enfrascan en duras batallas por obtener la asignación de un mayor número de asignaturas y equipararlas a un tiempo completo para sobrevivir con decoro.
Hay asignaturas que implican pocas o muchas horas de clase, eso equivale a un salario chico o grande. Las trampas de las instituciones de educación superior en detrimento de su profesorado, son variadas y perversas.
Actualmente los profesores de la ENAH ( Escuela Nacional de Antropología e Historia); tienen una disputa laboral con su patrón el INAH. La causa son las asignaturas y su virtual desaparición o disminución de sus montos.
La precarización de la vida de un profesor universitario es algo indigno, por donde se le mire.
Quieren todos una educación de calidad pagando bajos salarios y cero prestaciones sociales a los profesores.
Los profesores se afanan demasiado en obtener maestrías y doctorados y eso no sirve para nada en el escalafón salarial. Están sobre calificados en el mundo de la meritocracia. Pero…
Para concluir provisionalmente
Diría que el panorama es sombrío para la educación superior. La calidad de la enseñanza decae estrepitosamente por falta de estímulos morales y económicos al profesorado.
Los alumnos también han cambiado sustancialmente, son menos curiosos, indiferentes, y eso si, híperconectados.
Las calificaciones
Lo más subjetivo es calificar con cualquier sistema: numérico o con letras. Prefiero el de: Apto o No apto. Todos los alumnos mueren por un 10 o un 100, o un A. La inmensa mayoría de los alumnos van tras una calificación y no para aprender algo nuevo.
Cuando un profe se harta de sus alumnos
Remito a mis lectores a la búsqueda de la carta de un profesor uruguayo que se hizo viral en todo el mundo académico, en el 2015.
El texto se titula: Me rindo. Su autor es el profesor uruguayo Leonardo Haberkorn, quien manifiesta que no pudo con la indiferencia de sus alumnos, pegados al celular y al Whatsaap y al Facebook.
Y se largó, porque la atención de sus alumnos era máximo de 15 minutos y ya. Y además la incultura y desinformación era tales que desaniman al más valiente.
Ejercer el magisterio es un apostolado, un sacrificio para los que tenemos la vocación y la obligación de enseñar a otros.
Al maestro con cariño, es una consigna que debemos gritar a los oídos de los comerciantes de la educación superior, es necesario exigir un pago digno por una labor como ésa. ¡No cualquiera puede!

*La Vaca Filósofa

Foto: mozlase__

About The Author

DiarioNoticiasWeb.Com

DIARIO NOTICIAS WEB ES UN JOVEN PORTAL PERIODÍSTICO DIGITAL INDEPENDIENTE, CON INFORMACIÓN ACTUAL Y ANALÍTICA, DE ÁGIL LECTURA,

Related posts