Recuperó su auto robado al ver que lo comercializaban por la web

Al mediodía del sábado 11 de noviembre, a los pocos minutos de salir de su casa para ir a realizar unas compras, Francisco N. fue arrebatado de su automóvil al cruzar por una transitada carretera de Atizapán de Zaragoza, en el Estado de México.

Dos hombres armados a bordo de una camioneta blanca le cerraron el paso y en cuestión de segundos lo encañonaron y le quitaron su unidad Toyota, tipo Prius, modelo 2016, con placas de la Ciudad de México.

De inmediato pidió apoyo a corporaciones policiacas, pero su reporte pasó desapercibido, como muchos en esa urbe, lo que le causó impotencia.

Pese a ello, presentó ante el Ministerio Público de Atizapán de Zaragoza su denuncia y se radicó la carpeta de investigación por robo de vehículo, en contra de quienes resulten responsables.

Al lunes siguiente un compañero de trabajo le aconsejó verificar si su unidad era vendido en Mercado Libre. Francisco N. tomó de momento el comentario como iluso, pero algo le latió y empezó navegar en la red.

Para su sorpresa, y la de su amigo, halló un automóvil parecido y, aunque temeroso, entabló comunicación con los vendedores, que dijeron ser originarios de Tlaxcala.

Así, fingió estar muy interesado en adquirir el vehículo y, tras alcanzar   un primer acuerdo “de palabra”, solicitó una cita con el vendedor para ver la unidad físicamente.

La junta se programó a las 12:00 horas de ayer frente al Portal Chico del Centro Histórico de Tlaxcala, donde al reconocer su vehículo y detectar en el interior a tres hombres, Francisco N., pidió la intervención de efectivos de la Dirección de Seguridad Pública de Tlaxcala, al mando de Max Hernández Pulido.

Los tres hombres se identificaron como Orlando N., de 43 años de edad y sus hijos Fernando y Alexis, de 21 y 17 años, respectivamente, originarios y vecinos de Santa Cruz Quilehtla, quienes, tras ser remitidos a la corporación policiaca capitalina para su dictaminación, más tarde quedaron a disposición de la Procuraduría General de Justicia del Estado por robo de vehículo, en su modalidad de posesión.

El vehículo recuperado cuenta con un valor calculado en el mercado de alrededor de 280 mil pesos y traía placas sobrepuestas del estado de Veracruz.

Extraoficialmente se pudo saber que padre e hijos dijeron que ellos habían comprado el coche a otra persona, pero para hacer la transacción no llevaban la factura ni mucho menos portaban identificaciones oficiales.

Ante ello, su situación legal será determinada en los próximos días, una vez que los elementos de prueba de la víctima sean presentados y se aporten a la carpeta de investigación. Fuente:

El Sol de Tlaxcala