octubre 25, 2021

Recordar, aún lastima

Recordar, aún lastima

Arturo Rios
Eran las 07:19 horas, en la redacción del Sol de México, edición de Mediodía, me sentí mareado, alguien gritó ¡Está temblando! Recordé a mis abuelos, me recomendaban que, ante un sismo, me resguardara en el quicio de una puerta en un muro sólido. Tenía un pilar cerca y me sujeté del mismo, era oscilatorio y se sentía que el vaivén aumentaba.
Una jovencita redactora se agarró de mi brazo, llorando, cuando en segundos cambió el movimiento a trepidatorio y nos sacudió con violencia. Mis brazos soportaron segundos del zarandeo que se sintieron infinito, y se escucharon estruendos, gritos, llantos y desesperación de personas en las calles.
Tomé mi libreta y me salí a reportear
Vi un panorama polvoso por todos lados, personas desmayadas, otras hincadas, entre rezos, cuando llegó mi amigo Arnulfo Magaña, motociclista de la Policía Capitalina y me gritó ¡Súbete y vamos a recorrer las calles, está de la chingada, hay muchos muertos!
Fui el primer reportero de medios escritos que salió a la calle a cubrir tamaño evento; el otro, fue Jacobo Zabludovsky para la radio.
La ciudad parecía bombardeada, edificios como pasteles derretidos, escombros; en la avenida Juárez los cables de electricidad hicieron explotar los tanques del gas que escapaba en el hotel Regis, vimos muchos cadáveres semienterrados.
Todo era convulsión y desorden, patrullas, sirenas de la Cruz Roja y espontáneos que intentaban ayudar sin herramientas. Nació la solidaridad.
El número de muertos, heridos y daños materiales nunca se conoció con precisión. De las personas fallecidas, solo existen estimaciones: 3,192 fue la cifra oficial, ​ mientras que 20,000 fue el dato de los cálculos de otras organizaciones.
El del mismo día en 2017, hubo menos muertos y más inmuebles dañados.
​De pérdidas, se ha calculado que económicamente fueron de unos 8 mil millones de dólares, que unas 250,000 personas quedaron sin casa y que unas 900,000 se abandonaron sus hogares. Aún se remueven las entrañas y estruja el corazón al recordar esta fatídica fecha.
El espacio es corto, el tamaño de la tragedia es inmensamente grande y aún lastima.
Foto: blende12

About The Author

Soy un hombre y periodista independiente, no tengo partido político. La crítica es mi posición. Me titulé a los 65 años y tengo 74. Mi vida es el Periodismo.

Related posts