¿Quién ganó el Tercer Debate?

 

Ivette Sosa

El escenario estaba previsto: en el tercer debate de candidatos a la presidencia de México la mayor parte de las críticas y de los ataques serían contra el puntero en las encuestas, Andrés Manuel López Obrador.

 

Y así fue. En las dos horas que duró el encuentro el izquierdista fue el más cuestionado y atacado, sobre todo por su gestión como Jefe de Gobierno de Ciudad de México entre 2000 y 2005.

 

El candidato oficialista José Antonio Meade, de la coalición Todos por México, criticó que en ese periodo la capital del país prácticamente se estancó en la creación de nuevos empleos.

 

Ricardo Anaya, de la coalición Por México al Frente, acusó a López Obrador de beneficiar a un contratista, a quien en su gobierno supuestamente entregó licitaciones por 170 millones de pesos.

 

CANALLÍN, EL MÁS PREPARADO

“Ricky Riquín Canallín”  como le dicen en redes sociales a Anaya, fue el candidato que más se preparó para el encuentro. Como en los dos debates anteriores, presentó gráficas y fotos para reforzar su mensaje.

 

Pero la discusión se concentró en otros temas, básicamente las preguntas enviadas por redes sociales.

 

El debate, coincidieron analistas, era la última oportunidad de reducir la ventaja en las encuestas que favorecen al tabasqueño. Tal parece no ocurrió así. En la discusión el candidato de izquierda recibió críticas muy parecidas a las de los encuentros anteriores.

 

NO SALIÓ NOQUEADO

Es innegable, AMLO ganó porque no salió noqueado, a pesar de enfrentarse a tres contendientes, que fueron de peso pluma a peso medio. Ninguno fue ni es de peso pesado o completo.

 

Libró el tercer debate con sus desgastadas frases de siempre, sus propuestas vagas pero que los ciudadanos necesitan escuchar, ante los aires de incertidumbre y los tiempos de sangre y de corrupción que prevalecen en México.