abril 20, 2021

Qué #aprender del #legado de #CarlosMenem, #Presidente #Servil del #NuevoOrdenMundial

Qué #aprender del #legado de #CarlosMenem, #Presidente #Servil del #NuevoOrdenMundial

MSIa Informa

Muerto a los 90 años, el expresidente argentino Carlos Menem (1989-1999) fue, tal vez, el símbolo máximo del tsunami reformista y pseudo modernizante que barrió a América Latina en la década de los años noventa, bajo la égida del “Nuevo orden mundial” encabezado por los Estados Unidos de George H.W. Busch, cuyo programa económico neoliberal se llegó a conocer como el Consenso de Washington.

 

Éste, en realidad, un pretensioso disfraz de la apertura comercial irrestricta, la liquidación del patrimonio de los estados nacionales y la ‘financierización’ radical de las economías de la región. A la par de esto, practicó el alineamiento político y estratégico incondicional a Washington, reflejado en la inolvidable declaración del entonces canciller Guido di Tella sobre la intención de establecer “relaciones carnales con Estados Unidos”.

 

Menem privatizó cerca de 60 empresas controladas por el Estado

Dolarizó la economía al decretar una paridad insostenible del peso con el dólar -catastrófica para la industria-y, para agradar a Estados Unidos, cerró todos los programas tecnológicos modernos de las Fuerzas Armadas, en especial, en campo nuclear y de proyectiles balísticos.

Por si fuera poco, llegó al ridículo extremo de enviar dos navíos de guerra para sumarse a la armada multinacional convocada por Bush para la cruzada contra Irak, en la Guerra del golfo de 1990-91.

 

El resultado fue una falsa prosperidad momentánea que, a pesar de ser suficiente para asegurarle a Menem la reelección en 1995 (antes vetada por la Constitución argentina), se convirtió en el desastre económico, social y político de 2001, con convulsiones sociales, la renuncia de su sucesor, Fernando de la Rúa (señalado por la lastimosa fuga en helicóptero de la Casa Rosada sitiada por una multitud enfurecida), y el espectáculo inusitado de una Argentina con cinco presidentes en tan sólo una semana, a finales de aquel año.

Y no profundicemos en la desindustrialización ni en el retorno a la economía de extracción, ni en empobrecimiento brutal de la población sometida al experimento neoliberal.

 

No es una coincidencia que Menem y de la Rúa compartan el mismo ministro de Economía, Domingo Cavallo, a su vez un muy buen discípulo de José Alfredo Martínez de la Hoz, prócer de la devastación industrial del país durante el régimen militar de 1976-1983, en cuya fase final Cavallo ocupó la presidencia del Banco Central Argentino.

 

En un mensaje puesto en Twitter, el respetado periodista Eliezer Budasoff sintetizó así sus impresiones sobre la “Era Menem”: Mi padre trabajaba en el Banco Nacional de Desarrollo (BANADE), el primero que Menem privatizó. A los 47 años, con tres hijos, se quedó sin trabajo. Murió a los 54 años de dos infartos, hundido en deudas, luego que el banco nos quitó la casa y el auto. Esto es el menemismo para mi” (Diario Junio Digital, 15/02/2021).

 

El BANADE

Fue creado en los años cuarenta del siglo pasado para apoyar a la industria argentina y llegó a financiar hasta el 50 por ciento de las empresas industriales de Argentina, y su privatización fue una condición impuesta por las agencias financieras multilaterales –Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional (FMI)– encargadas de la aplicación del “Consenso de Washington”, aceptada alegremente por Menem y sus “modernizadores”.

 

El drama familiar relatado por Budasoff fue replicado millones de veces, y es una de las causas del empobrecimiento récord de la población, superior a 50 por ciento registrado a principios del 2000.

 

Otra consecuencia del “menemismo” fue el desmantelamiento virtual de la Fuerzas Armadas, cuyas repercusiones se extienden hasta la actualidad, y que las ha vuelto incapaces de cumplir con gran parte de las tareas relacionadas con la seguridad nacional, con efectivos reducidos y desmotivados, presupuestos irrisorios y un vasto deterioro de los equipos y medios aéreos, navales y terrestres.

 

A propósito, en agosto de 2001, con Menem ya fuera del gobierno y elegido para el senado de su provincia natal de La Rioja, el excoronel del Ejército Mohamed Alí Seineldín, héroe de la infame Guerras de las Malvinas contra Argentina, le dirigió una durísima carta abierta en la que lo acusaba de haber arrojado una serie de calamidades sobre el país –“miseria, desprotección, entrega, vacío moral, ético y espiritual”. En ese entonces, Seineldín, apartado de las Fuerzas Armadas, cumplía el último de los 11 años de prisión a que fue condenado por haber asumido la responsabilidad de un levantamiento armado contra el gobierno del expresidente en 1990. La carta decía, en parte:

Los argentinos sabemos que, durante su gobierno, que duró diez años y fue denominado, con justicia, la Década perversa, usted concretizó de forma contundente cuatro objetivos: la entrega de la Nación Argentina a la casta angloamericana; el empobrecimiento de sus habitantes; la instalación de todo tipo de mafias que existen en el planeta; y, finalmente, el aumento significativo de su riqueza personal.

Debo decirle, además, que un amigo que visitó Siria hace un par de años (Menem era de ascendencia siria -N de E) me manifestó que, allí, lo denominan ‘el hombre de las cinco traiciones’: a su religión musulmana; a su raza árabe; a la Nación Argentina; al Partido Nacional Justicialista; y a su familia.

 

Difícilmente se podría encontrar una síntesis mejor de la “Era Menem” que los señalamientos de Budasoff y de Seineldín.

Foto: Especial

About The Author

DiarioNoticiasWeb.Com

DIARIO NOTICIAS WEB ES UN JOVEN PORTAL PERIODÍSTICO DIGITAL INDEPENDIENTE, CON INFORMACIÓN ACTUAL Y ANALÍTICA, DE ÁGIL LECTURA,

Related posts