Por frío y hambre, mueren seis personas desplazadas de sus comunidades en Chiapas

 

Martín Gómez Pérez, presidente municipal de Chalchihuitán, corroboró que al menos cuatro menores y dos adultos murieron de hambre y frío debido a las condiciones en que viven después de haber sido desplazados de sus comunidades por un grupo armado de Chenalhó que reclama 350 hectáreas de tierras.

En una grabación, el párroco de Simojovel, Marcelo Pérez Pérez, el alcalde y miembros del cabildo dieron a conocer la crítica situación por la que atraviesan alrededor de cinco mil indígenas tzotziles, desde hace más de un mes.

“Los indígenas que huyeron a las montañas de Chalchihuitán han tenido ya cuatro niños muertos y dos personas adultas de la tercera edad que fallecieron por hambre y por frío”, precisó Gómez Pérez.

De igual forma, dijo que es falso que los desplazados hubieran regresado a sus comunidades, como lo aseveró el secretario general de Gobierno, Juan Carlos Gómez Aranda, y los tramos carreteros de Tsomolton, Canalumtic y Pom, agregó, continúan bloqueados.

“Si bien fueron quitadas las rocas, árboles y otros obstáculos, ahí siguen las zanjas impidiendo el paso a vehículos”, apuntó.

El alcalde y el sacerdote solicitaron al gobierno estatal y a la sociedad civil ayuda para los desplazados. Detallaron que se requiere de alimentos como arroz, frijol, azúcar, pastas para sopas, aceite y sal, así como ropa y cobijas para el frío, casas de campaña o lonas para cubrirse del sol y de la lluvia, y utensilios para cocina.

Mientras tanto, se pronostica que el próximo viernes 15 el Tribunal Unitario Agrario resuelva en sentencia definitiva a quien pertenecen las más de 350 hectáreas en los límites de Chenalhó y Chalchihuitán. Foto: Proceso