PGR atrae investigación por desapariciones en Nuevo Laredo, Tamaulipas

 

La Procuraduría General de la República (PGR) dio a conocer que atrajo la investigación por la desaparición de 28 personas, en los últimos meses, en Nuevo Laredo, Tamaulipas.

 

Esta semana, la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) hizo eco de las denuncias de los familiares y de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), que señalan a elementos de la Secretaría de Marina (Semar) como los presuntos responsables.

 

DESHUESADERO DE AUTOS “PEPES”

El pasado 16 de mayo, elementos de la Marina llegaron en tres unidades al deshuesadero de autos “Pepes” en Nuevo Laredo, Tamaulipas.

 

Según testigos, los marinos ordenaron a los presentes tirarse al suelo y los registraron.

 

Gabriela Castro aseguró que en ese operativo, los marinos se llevaron a su cuñado, José Luis Bautista. “Yo fui testigo. Yo vi cuando a él se lo llevaron. A mí también, el personal de Marina me golpeo, me tiro al piso y me insulto. Ahí me quitaron todas mis pertenencias”, afirmó.

 

Desde ese entonces, sus familiares se han manifestado afuera de los cuarteles de la Marina para exigir su presentación con vida.

 

El caso de José Luis es uno de los más recientes de desaparición forzada atribuidos a la Marina, en Nuevo Laredo.

 

 

DESAPARICIONES FORZADAS

El martes pasado, la ONU aseguró que tiene información de al menos 23 casos de desapariciones cometidas en esa ciudad, entre el 1 de febrero y el 16 de mayo, de este año.

 

El Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo ha recibido 56 denuncias de desaparición. De estos casos, 16 cadáveres han sido localizados.

 

Raymundo Ramos, presidente del Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo, dijo que familiares de los desaparecidos “cuentan con testigos, con fotografías y videos, para demostrar la participación de un grupo, en particular, de la Secretaria de Marina y eso estamos por confirmar”.

 

OPERATIVOS DE LA MARINA

Desde el pasado 25 de marzo, se registraron operativos de la Marina en contra de civiles armados, en Nuevo Laredo.

 

El operativo del 26 de marzo terminó con el asesinato de tres miembros de la familia Rojas Martínez, quienes fueron acribillados desde un helicóptero de la Marina.

 

El presidente del Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo informó que en uno de los enfrentamientos falleció un “un capitán de la Marina y 10 elementos resultan heridos… Después de esa noche, casi todos los días, Marina salió a buscar en las calles a los presuntos responsables o a cobrar venganza, porque así se lo dijeron a algunos de sus familiares”.