Pfizer lanza campaña de concientización sobre resistencia antimicrobiana en AL

 

Una de las crecientes preocupaciones a nivel mundial es la resistencia a tratamientos para infecciones por parte de bacterias, virus, hongos y parásitos alojados en el cuerpo humano, pues ello representa una amenaza a la vida de cualquier persona sin importar edad, sexo, raza o condición social.

 

Frente a esta situación, Pfizer lanza la campaña “Pequeñas Acciones Salvarán Millones de Vidas”, la cual está diseñada para concientizar a pacientes, médicos, empleados de hospitales, autoridades de salud y público en general sobre el problema de la resistencia antimicrobiana (RAM) y cómo, a través de sencillas actividades, todos pueden contribuir a disminuir su impacto.

 

“ACCIONES PEQUEÑAS, PERO IMPORTANTES”

Guillermo Azuero, Presidente Regional de Pfizer para América Latina y Canadá, expresó: “Invitamos a todos los latinoamericanos a adoptar comportamientos que conduzcan a la reducción de las amenazas bacterianas con acciones pequeñas, pero muy importantes como: lavarse las manos frecuentemente, evitar contacto con personas enfermas y tener las vacunas al día. En Pfizer, tenemos un compromiso continuo de educar a la sociedad sobre el uso adecuado de medicamentos antibacterianos, antivirales, antiparasitarios y fungicidas, y así mejorar la prevención y el control de las infecciones”.

 

Por su parte, el Dr. Silvio Vega, Presidente de la Asociación Panamericana de Infectología (API), señaló que “la RAM es una amenaza cada vez más grave para la salud pública a nivel global y requiere que todos los sectores de la sociedad tomen conciencia para contrarrestarla. Nos complace ser parte de esta campaña de Pfizer que busca empoderar a los profesionales de la salud y la población general con información relevante y consejos útiles”.

 

LA CAMPAÑA TIENE 3 ELEMENTOS:

1) Materiales educativos para el público en general,                                                                           2) Materiales de apoyo para los programas de “stewardship” o de gestión hospitalaria, y 3) la base de datos ATLAS.

 

“Lo que queremos al colaborar con programas de gestión y uso adecuado de antimicrobianos (stewardship) es la correcta administración de antimicrobianos a través de acciones como la medición del consumo diario de antibióticos, así como la restricción de aquéllos asociados a la resistencia bacteriana. En el caso de México, implementaremos una guía y talleres sobre este tema en 10 hospitales privados clave del país”, explicó el Dr. Rafael Valdez Vázquez, Gerente Médico de Anti-infecciosos de Pfizer México.

 

Refirió que en abril pasado Pfizer anunció el lanzamiento del sitio web y la aplicación móvil ATLAS, una base de datos que se actualiza cada seis meses y que ha sido diseñada para proporcionar acceso fácil a información crítica sobre la eficacia de varios antimicrobianos y nuevos patrones de resistencia en más de 60 países, lo que no sólo ayuda a los médicos a seleccionar las alternativas terapéuticas más apropiadas para sus pacientes, sino también permite que las autoridades sanitarias mundiales desarrollen estrategias de mitigación.

 

 

INFECCIONES SE ASOCIAN CON ELEVADA TASA DE MORTALIDAD

Con base en los datos arrojados por ATLAS, se ha observado un incremento en Latinoamérica de alrededor de 14% en 2011 a 29% en 2016 respecto a la resistencia de un tipo de bacterias denominadas Gram negativas. Esto significa que 1 de cada 3 pacientes con infecciones bacterianas (Acinectobacter) tendrá limitadas opciones de tratamiento.

Igualmente, los datos sobre la bacteria Klebsiella pneumoniae indican un aumento de su resistencia a múltiples antibióticos, pasando de 0.5% en 2011 a más del 7% en 2016, lo cual se traduce en que 1 de cada 10 pacientes tendrá pocas opciones para su combate.

 

Estas infecciones se asocian con una elevada tasa de mortalidad como del costo de la atención médica. De hecho, cerca de 700,000 defunciones al año son atribuidas a la resistencia antimicrobiana a nivel mundial y, de no poner freno a este fenómeno, dicha cifra puede elevarse más de 14 veces; es decir, llegar a 10 millones, para el 2050.

 

La resistencia antimicrobiana es un problema complejo, por eso las intervenciones aisladas tienen poco impacto. Para minimizar su aparición y propagación son necesarias acciones coordinadas entre gobierno, industria, comunidad médica y sociedad.

 

En ese sentido, Pfizer busca atender necesidades de salud no cubiertas como ésta a través de investigación, innovación y recursos que ayuden a mejorar la calidad de vida de las personas. 

 

COMPROMISO CON LA RESISTENCIA BACTERIANA

Pfizer es el líder mundial de medicamentos anti-infecciosos, ofreciendo a los pacientes acceso a un amplio portafolio de más de 80 productos. Pfizer reconoce la amenaza grave de salud pública asociada con la resistencia anti-microbiana y ha tomado medidas significativas para abordar este tema. A principios del 2016, Pfizer firmó la Declaración sobre Combatir la Resistencia Antimicrobiana, un llamado mundial a la acción redactado y firmado por más de 100 empresas y 13 asociaciones para alentar una mayor colaboración entre industria y gobierno para abordar el tema de la resistencia antimicrobiana. Como seguimiento a la Declaración, Pfizer y 13 socios de la industria dieron  a conocer la “hoja de ruta para combatir la resistencia a los antimicrobianos,” un plan de acción que establece cuatro compromisos claves que prometemos cumplir de aquí a 2020.

Imagen: commons.wikimedia.org

 

ACERCA DE LOS MEDICAMENTOS ANTI-INFECCIOSOS DE PFIZER

Desde su trabajo pionero con la penicilina en la década de 1940, Pfizer ha participado activamente en la investigación y desarrollo de medicamentos innovadores, de políticas públicas y programas educativos para abordar las necesidades de pacientes y médicos en el área de enfermedades infecciosas.

 

Durante más de 30 años, esta farmacéutica ha sido un líder en el desarrollo e implementación de innovadoras alianzas público-privadas diseñadas para atender las necesidades médicas insatisfechas de los pacientes y los problemas de salud pública a nivel mundial.

 

Hoy en día, sus programas de asistencia al paciente amplían el acceso a los medicamentos que potencialmente pueden salvar vidas  y proveen recursos educativos para empoderar a los pacientes y médicos en la lucha contra las enfermedades infecciosas.