Pediatra de Puebla se suicida; compañeros indican que sufría acoso laboral

 

La mañana del 16 de mayo, la pediatra Zyanya Estefanía Figueroa Becerril no acudió a su guardia en el Hospital del Niño Poblano. Ante esta ausencia sin motivo, sus compañeros investigaron si la especialista se encontraba bien. Figueroa compartía un departamento con una amiga y cuando ésta entró en su habitación, la joven no estaba. Sin embargo, al darse cuenta que el baño estaba cerrado con llave, forzaron la puerta para hallar en el interior el cuerpo sin vida de Figueroa, colgando del tubo de la bañera. Tenía 26 años de edad.

oriundade la Ciudad de México, Zyanya Figueroa fue descrita por sus familiares como introvertida, amable, dedicada y solidaria. Apenas había transcurrido un año desde que fue enviada al Hospital del Niño Poblano para realizar la especialidad en pediatría. Cerca del cuerpo se encontraba una carta de despedida dirigida a sus padres en la que les pedía perdón por ser “un fracaso”.

Quiero que entiendan que ustedes no tuvieron la culpa de nada, al contrario… Les agradezco por apoyarme y aguantarme tanto. Ustedes eran mi único motivo para seguir adelante pero hoy ya no tengo las fuerzas para seguir, ya no sé estar aquí, estoy cansada de vivir y fingir que estoy bien, lamento no haber sido lo que ustedes merecían.

Periódico Central reunió los testimonios de compañeros de Zyanya Figueroa en el nosocomio. Sus colegas denunciaron que ella fue víctima de constante maltrato y acoso laboral por parte de sus superiores. Ellos atribuyen al bullying sistemático la caída en depresión y suicidio de Figueroa, al igual que la renuncia de otros dos médicos internos que intentaron hacer su residencia en el mismo nosocomio.

El acoso es sistemático, es una costumbre en este hospital y todos. Desde que llegas te avisan que así los han tratado a ellos y que incluso les iba peor. Acá los médicos superiores que ahora son ya prácticamente pediatras formados, o R3, el grado mayor, te tratan con la punta del pie. Te gritan que sin ellos mataríamos niños, que qué vamos a hacer cuando no estén ellos. Son jornadas largas de trabajo, te castigan cuando quieren y puedes estar hasta 36 horas diarias.

Según este medio local, los directores del hospital llamaron a una junta para confirmar la muerte de Zyanya Figueroa pero no se deslindaron responsabilidades ni se sancionó a ninguno de los médicos residentes señalados de acoso laboral. Dijo una fuente cercana a la difunta:

No es el único caso. Han hecho renunciar a dos médicos más. Éramos 18 y en menos de un año dos renunciaron y Zyanya se suicidó. Creemos que no es normal. Y en el hospital parece que no les importa. No van a hacer nada.

Esta tarde, la Secretaría de Salud del Estado de Puebla emitió un comunicado en el que lamenta la muerte de la pediatra. La dependencia también rechazó “categóricamente que en dicho nosocomio se registre algún tipo de maltrato hacia el personal médico y/o administrativo”. Por último, reitera que no hay registro de quejas de parte de residentes en lo que va del año. Fuente: Televisa