Paterson, un film redondo y atractivo, que lleva a reír y reflexionar sobre lo que queremos de la vida (vida)

 



(Paterson, EE. UU.-Francia-Alemania, 2016. Dir. y coguionista: Jim Jarmusch. Color, 113 min. Diario de ruta de una semana en la vida de un ser común y nada corriente.)
Eduardo Mórlan / @Kormoran13 

La tendencia a la superficialidad que vivimos en nuestros días ha arrasado por completo la vida que acostumbrábamos conocer y vivir. Es impresionante la forma en que la gente desperdicia sus vidas con tareas que son simplemente inútiles y ridículas -como son el mensajear por sus Smartphones, sumergirse en las modas pasajeras y jugar videojuegos que nada les dejan- y que no son sino un reflejo de un falso hedonismo que ni les da placer ni mucho menos les lleva a ninguna parte.

 

Sin embargo, hay gente que se resiste perentoriamente a ser incluida en ese tipo de situaciones y, a pesar de que esa decisión les termina marginando, deciden hacer por ellos mismos otro tipo de actividades que les ayudan a trascender y tener una vida más satisfactoria para con ellos mismos, aunque eso signifique no tener más contacto con otros, a menos que sean tan “locos” como ellos.

 

Es por eso que el director indie norteamericano Jim Jarmusch (JJ), consumado realizador y ocasional actor, nos pone en pantalla la vida cotidiana de un hombre que resulta ser un ser que, sin saberlo es extraordinario y que rasca el cielo con sus sencillas acciones cotidianas.

 

El nombre del film es “Paterson” y pasamos a analizarlo:

 

 

LA TRAMA

Paterson (Adam Driver) es el nombre de un humilde chofer de autobús de pasaje urbano que vive en la ciudad homónima del estado de New Jersey y que tiene la misma rutina en el diario devenir de su vida: se levanta en la mañana sin la ayuda del despertador, saluda a su esposa Laura (Golshifteh Farahani), se dirige al depósito de autobuses para escuchar diariamente las quejas de su supervisor hindú Donny (Riswan Manji), cumple con su trabajo mientras escucha las conversaciones de sus pasajeros y regresa a casa encontrando siempre el buzón ladeado.

 

Cena con Laura, que luego le hace pasear a su perro bulldog Marvin (Nellie), al que deja afuera de un bar propiedad de Doc (Barry Shabaka Henley).

 

Luego de tomar un trago, regresa a casa y va a dormir con Laura.

 

Si bien esto parece aburrido porque será la crónica de una semana en la vida de Paterson, en realidad hay muchos elementos mágicos en su existencia gracias a su pasión secreta de escribir poesía.

 

 

ALCANZANDO EL CIELO SIN SABERLO Y SIN PROPONÉRSELO

La película está dedicada a Nellie, la perra bulldog que interpreta a Marvin.

 

Paterson es un hombre promedio que sin embargo y sin siquiera estar consciente de ello, se dedica con fruición en su tiempo libre a su pasión secreta: llenar de poesía inspirada por lo cotidiano un cuaderno de bolsillo.

 

Paterson resulta ser, pues, un hombre que aspira a muchas más cosas que la mayoría de sus congéneres, pues tiene una afición en la que destaca y lo paradójico del asunto es que no se preocupa por publicar su obra, sino que se conforma con dejarla fluir libremente y convertirse en su adoración personal.

 

No es que no quiera compartirla, sino que se siente satisfecho con hacer lo que le gusta y eso le basta.

 

La vida en conjunto con Laura, su esposa, resulta aparentemente cálida y agradable, pues nunca tienen discusiones y ella admira lo que él hace y le insta a publicarlo, pero había algo que aparentemente siento que no consolida este matrimonio de una forma definitiva, cuando lo que sucede es todo lo contrario.

 

 

Laura tiene ambiciones más inmediatas y pedestres que las de su marido: quiere iniciar un negocio en el que venda cupcakes y quiere tocar la guitarra para convertirse en cantante country y, con ello, marchar a Nashville y grabar discos.

 

De hecho, el comprar la guitarra no resulta del agrado de Paterson por el gasto que genera, pero no se lo menciona a la mujer.

 

Igualmente, diseña ropa y está obsesionada con el uso del blanco y negro en la ropa que hace y la decoración de su sencilla vivienda.

 

Hay que mencionar que no obstante de que Paterson vaya siempre a pie al trabajo, la pareja tiene una camioneta escondida en el garage y solamente se deja ver cuando Laura debe transportar os cupcakes al mercado.

 

Las relaciones en la pareja son cordiales y hay mucha tolerancia entre ellos, pero algo les falta para ser el matrimonio ideal, y no es la falta de ambiciones o la disparidad de sus aficiones, sino que, a fin de cuentas, han sabido darle espacio a su cónyuge para poder tener tiempo para sí mismo y cumplir con sus íntimos deseos.

 

 

POESÍA CON UNA CHISPA DE SIMPLEZA

El director JJ se ha empeñado desde el inicio de su carrera de mostrar el lado poco acostumbrado de la vida cotidiana, pues en lo que retrata en pantalla hay mucho de magia, como hemos podido ver en su reciente película “Sólo los amantes sobreviven” en la que existe un nuevo tratamiento de seres considerados como monstruosos, que son una pareja de vampiros que se alimenta de la pureza de la humanidad en una época en la que todos están contaminados y que han hecho del arte la razón de sus eternas vidas.

 

Paradójicamente, estos personajes considerados como destructores buscan transmitir la eternidad de su vida a lo que la humanidad produce para sublimarse.

 

Por lo anterior, JJ demuestra que se ha vuelto introspectivo al profundizar en su naturaleza de ser humano, con lo que sus temáticas se hacen más trascendentes y tienen que ser vistas con mayor atención y analizadas con mayor detalle.

 

De esta manera, se convierten en joyas que deben ser admiradas con una cierta distancia y mucho respeto.

 

Así, Paterson escribe sus poemas y los textos aparecen en pantalla, revelando admiración por cosas tan cotidianas como una caja de cerillos.

 

La idea es celebrar la poesía de William Carlos Williams, un médico oriundo de este pueblo y que no pudo vivir de sus escritos.

 

 

REFERENCIAS CULTURALES

El ambiente que se refleja en pantalla en la casa de la pareja es una extensión de la idealización que se tiene en EU de seguir viviendo la era Eisenhower de bienestar y sus postrimerías en los ‘60s y los inicios de los ‘70s.

 

La pareja no vive con angustias referentes a la economía y eso les tranquiliza, pues pueden realizar lo que quieren y gozar de tiempo libre a su antojo.

 

Su antítesis es Donny, un hombre que vive a disgusto por tener obligaciones extremas y preocupaciones de dinero.

 

Paterson acostumbra ir continuamente al parque Great Falls del río Passaic, donde el paisaje es inspirador y tranquilizador y se sienta en una banca para dejar pasar el tiempo.

 

Es aquí que encontrará en una época de depresión dominical al poeta japonés (Masatoshi Nagase), que adivina que él también se dedica a escribir e intuye que pasa por una mala época, con lo que decide subirle el ánimo por medio de buenas palabras y un regalo muy sencillo que le devuelve la fe a Paterson.

 

Además de William Carlos Williams -o Carlo William Carlos, como le dice Laura-, se menciona a la poetisa Emily Dickinson, al cómico Lou Costello, al boxeador Hurricane Carter, al anarquista italiano Gaetano Bresci (otras fuentes lo mencionan como Giuseppe Ciancabilla) y la película “La isla de las almas perdidas” (The Island of Lost Souls, dir.: Erie Kenton, 1932), que es una adaptación del relato “la isla del doctor Moreau” de H. G. Wells.

 

 

LOS PERSONAJES

Tenemos una recurrencia de gemelos de todas las edades, ya sean los obreros, los jugadores de billar -que además se llaman Sam y Dave, como el dueto de soul- y las niñas que viajan en el autobús. Esto me parece una posible referencia a que tenemos un doppelgänger o doble, que puede ser benéfico o maléfico, como en el caso de la narración “William Wilson” de Edgar Allan Poe.

 

De hecho, Paterson parece tener personalidad doble, porque atiende su vida cotidiana, pero tiene un lado sublimado por la ambición de expresarse por la escritura. Esto se hace patente cuando acompaña a la niña (Sterling Jerins) que espera en un callejón desierto a su madre y hermana gemela, que al platicar con ella, descubre que también es poetisa y tiene mucho de alma gemela y contraparte femenina. Además, ella le dedica el elogio de decirle “mira nada más: un conductor de autobús al que le gusta Emily Dickinson” al retirarse.

 

Por otra parte, los sucesos en el bar son la comidilla de Doc, que acostumbra jugar ajedrez consigo mismo y es un tipo manirroto al que su mujer le dedica un pun al notar que le vació su jarro con monedas: chest torniquet por chess tournament.

 

Otros parroquianos son Marie (Chasten Harmon) y su pretendiente Everett (William Jackson Harper), conocidos por Romeo y Julieta… o Marco Antonio y Cleopatra.

 

Otro personaje curioso es el rapper (Method Man) de la lavandería que, de acuerdo al criterio general produce poesía rítmica: otro doppelgänger de color de Paterson.

 

Por cierto que los estudiantes “anarquistas” son Jared Gilman y Kara Haywood, la pareja de niños que generaba la historia de “Un reino bajo la luna”.

 

 

EL PRELUDIO DEL DESASTRE

El que el autobús de Paterson se descomponga y cree un pequeño desastre por parte de la percepción de las pasajeras ancianas es algo que rompe la buena racha de Paterson. Curiosamente, una niña que viajaba en el camión es la que le presta su celular para hablar a la central.

 

El que Paterson se niegue a tener uno de estos aparatejos no es sino una muestra de su convicción de no tener algo que le interrumpa su vida y penetre en su esfera íntima.

 

Laura se esfuerza a lo largo de la semana para acudir al mercado semanal sabatino para poder exhibir y vender sus cupcakes en los que se ha esforzado tanto por hacer y darles atractiva variedad. El que llame a Paterson cuando trabaja en el sótano y que él suba con su cuaderno para escuchar las buenas nuevas de que ella realizó una buena venta y que ella proponga que se vayan a celebrar cenando fuera y yendo al cine va a ser paradójicamente la causa de una desgracia para el buen hombre.

 

El ver en pantalla la manera en que un científico loco modifica la naturaleza de los nativos de una isla mediante experimentos pseudocientíficos va a ser la culminación de malos presagios. Laura descubrirá al regresar lo sucedido y se lo comunica a Paterson, que no explota emocionalmente, pero queda marcado por la mala experiencia.

 

El encuentro con el poeta japonés que visita el pueblo para conocer la cuna de William Carlos Williams en el marco de las cataratas le devolverá el buen ánimo y la idea de que los desastres suceden para que algo mejore en nuestras vidas.

 

El apoyo técnico en esta cinta es por parte de Frederick Elmes en la fotografía, Affonso Gonçalves en la edición y SQüRL en la música.

 

 

LAS OPINIONES

“Paterson” se estrenó en la competencia oficial del Festival de Cannes de 2016 y tuvo buen éxito en EU, siendo galardonada por las asociaciones de críticos de cine en Los ángeles, Iowa, Toronto y Boston.

 

Su atractivo radica en que es una celebración de los tranquilos triunfos y derrotas de una vida cotidiana que encuentra poesía en los más pequeños detalles.

 

La prensa dice al respecto en 2016 por vía de “The Guardian” con Peter Bradshaw: “La nueva película de Jim Jarmusch en Cannes es una delicia: un poema en prosa de una cómica y gentil humildad y aceptación de la vida. Es acerca de esa cosa tan rara en el arte como en la vida —un matrimonio completamente feliz.

 

Al igual que muchas veces en el pasado, Jarmusch demuestra que, como Richard Linklater o John Sayles, es un cineasta que es intensamente estadounidense, sin ser Hollywood, que son cosas distintas”.

 

Y Roger Koza de “Con los ojos abiertos” declara que “En efecto, es este el film más proletario de Jarmusch, en tanto que sus personajes no son ni excéntricos ni bohemios, tan solo individuos comunes sin rasgos de genialidad. El acceso a una existencia poética no es entonces el privilegio de una clase específica, como tampoco lo es poseer un temperamento excesivo. La poesía tiene que ver en Paterson con una vía disponible para cualquier sujeto”.

 

 

CONCLUSIÓN

Producida por Amazon Studios y dedicada a la cotidianidad del proletario de New Jersey para empezar y del mundo en general, JJ crea una verdadera JOYA que no hay que perderse, además de saborearla en todo momento por la fineza y espontaneidad de sus detalles.

 

Agradecemos a Interior XIII el que haya participado en este 37º. Foro Internacional de la Cineteca Nacional con un film tan redondo y atractivo, que lleva simultáneamente a reír y reflexionar respecto a lo que queremos de la vida y lo que ella nos brinda de trascendente en nuestras existencias.

 

Los elogios sobran: VéANLA y espero que les brinde solaz y el generar pensamientos profundos.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

The following two tabs change content below.