Operador de “El Azul”, pieza clave en el Caso Kate

kateFoto: www.listal.com

Joaquín Guzmán Loera buscó hacer su película a través del entramado financiero que iba a montar Mauricio Sánchez Garza —aprehendido el miércoles en Jalisco—, identificado como operador de Juan José Esparragoza, El Azul, otro de los líderes del Cártel del Pacífico.

 

Según la Procuraduría General de la República (PGR), la captura de Sánchez Garza es parte de una investigación que data de agosto de 2014, cuando las autoridades mexicanas descubrieron que El Chapo, estando preso, quería hacer una cinta y un libro autobiográficos.

 

Para las autoridades federales, el operador de El Azul será una pieza clave que aclarará el papel de Kate del Castillo y Sean Penn en la probable utilización de recursos de procedencia ilícita, luego de que se reveló que los actores tuvieron trato con Guzmán Loera.

 

ENTRAMADO FINANCIERO

Mauricio Sánchez Garza fue nombrado por El Chapo Guzmán como el encargado del entramado financiero de la película autobiográfica que el narcotraficante quería filmar con ayuda de Kate del Castillo, según una investigación de la Procuraduría General de la República (PGR).

 

Señalado como operador financiero de Juan José Esparragoza, El Azul, Sánchez Garza tenía experiencia en la industria cinematográfica. En 2006, a través de Macri Inc, se había comprometido con el guionista Benedict Fitzgerald a invertir 30 millones de dólares en la producción de María Madre de Cristo, precuela de La Pasión de Cristo, de Mel Gibson.

 

Acusado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos desde abril de 2014 de ser la cabeza de una organización de lavado de dinero, con sede en Guadalajara y al servicio de Rafael Caro Quintero y El Azul, ahora se sabe también que servía a los intereses de El Chapo Guzmán.

 

Las investigaciones federales señalan que la relación entre El Chapo y Sánchez Garza se remontan a 2009, cuando el empresario tapatío intentó conseguir préstamos por 40 millones de dólares, que al parecer en ese momento no se efectuaron.

 

La detención de Mauricio Sánchez Garza, con fines de extradición (la Corte Federal de Distrito para el Distrito Oeste de Texas lo acusa de lavado de dinero), es parte de la investigación; desde agosto de 2014 las autoridades mexicanas tuvieron información de que Joaquín Guzmán, estando preso, quería filmar una película autobiográfica y editar un libro sobre su vida.

 

SEAN, EL CHAPO Y LOS GREÑUDOS

Según la investigación de las autoridades mexicanas, Sánchez Garza será una pieza clave para deslindar responsabilidades en torno a la participación de Kate del Castillo y Sean Penn en la probable utilización de recursos de procedencia ilícita, ya que poseía aviones en los cuales pidieron haber sido transportados esos dos actores y los productores argentinos-españoles José Ibáñez y Javier Sulichin, identificados como los “greñudos” en las conversaciones entre El Chapo y Del Castillo.

 

Pero también se investiga si por órdenes de Guzmán Loera, Sánchez Garza ya había empezado a hacer los tratos comerciales con las empresas Kate del Castillo Productions y Royality Makeup, registrada el 14 de agosto de 2015, cuando ya había acuerdo entre Kate del Castillo y El Chapo para echar a andar el proyecto fílmico del capo sinaloense.

 

PERSONAJES CERCANOS A KATE

En agosto de 2014, cuando las autoridades mexicanas tuvieron información de que Guzmán Loera quería filmar una película autobiográfica y editar un libro sobre su vida, y que Kate del Castillo estaba relacionada con el proyecto, nombres de personajes de la farándula fueron mencionados en la investigación.

 

La Marina entregó al presidente Enrique Peña Nieto un documento titulado Bitácora de la Aprehensión de Joaquín Guzmán Loera, en el cual se menciona al cantante Emmanuel; a Roberto Arteaga, exrepresentante de la cantante Alejandra Guzmán, y Andrea Vega, identificada como enlace de Los Tucanes de Tijuana y la Banda El Limón, el productor argentino-español José Ibáñez, el comentarista deportivo y exfutbolista Luis García, además de Kate del Castillo.

 

Para la elaboración de la investigación, que a final de cuentas fue una de las rutas para dar con el paradero y la recaptura del narcotraficante, la Marina tuvo colaboración de la DEA.

 

Después de la recaptura de Guzmán Loera, Arely Gómez, titular de la PGR informó que “otro aspecto importante que permitió precisar su ubicación fue el haber descubierto la intención de Guzmán Loera de filmar una película biográfica, para lo que estableció comunicación con actrices y productores, lo cual ya forma parte de una nueva línea de investigación; incluso, las tareas de seguimiento permitieron documentar los encuentros entre los abogados del ahora detenido y estas personas”.

Fuente: Excélsior