Niños reciben clases con paredes de lona, mientras Nuño renta oficina de 34 mdp al mes

Mientras Aurelio Nuño está dispuesto  a efectuar la mudanza de su oficina a un edificio de súper lujo en el sur de la CDMX y por el que pagará 34 millones de pesos mensuales, cientos de niños oaxaqueños se dan a la tarea de tomar clases en salones improvisados con lonas en San Dionisio del Mar, Oaxaca.

En esta localidad, la primaria Pablo L. Sidar, fue llevada al auditorio municipal, donde con lonas se improvisaron paredes para dar forma a las seis aulas donde más de 100 niños reciben clases por dos horas y media todos los días.

El colegio que se encuentra ubicado a un costado del auditorio y la presidencia municipal, tiene daños en el 80% de su estructura y de las 10 aulas con que contaba, cuatro ya fueron demolidas, otras cuatro tienen daños graves y dos más siguen en pie, pero con fisuras menores.

Ahora, en las aulas con paredes de lona se pusieron los pizarrones y sillas, mientras todo el material de valor como equipo electrónico y documentación se encuentra resguardado en una bodega del plantel.

Si bien la escuela ya fue supervisada por el Instituto Oaxaqueño Constructor de Infraestructura Física y Educativa (Iocifed) y el Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa (Inifed), no les entregaron ningún dictamen final de los daños, solo derribaron las cuatro aulas.

“Por visitas de Iocifed e Inifed no paramos, eh, siempre están aquí, pero no tenemos un dictamen de las condiciones en que se encuentra nuestra escuela, si van a tirar las otras cuatro aulas, si van a construirnos nuevas, si nos van a construir provisionales, no nos dicen nada; así que nos vimos en la necesidad de reactivarnos solos con los padres de familia porque no podemos seguir así, perdiendo clases”, dijo Alejandro Matus Romero, director de la primaria.

Entre padres y maestros se deciddió crear estas aulas provisionales pues todos, conscientes de los riesgos luego de las réplicas del sismo del 7 de septiembre, acordaron asumir la vigilancia de los menores ante alguna emergencia.

Se concluyó que, para no exponer mucho a los niños, sólo recibirán clases dos horas y media, de 8:00 a las 10:30 horas, el tiempo de recreo es la salida.

“Al principio ni los padres de familia ni nosotros queríamos asumir la responsabilidad, pero tampoco podíamos seguir perdiendo, así que en vez de esperar a que nos resuelvan o nos construyan nos arriesgamos a pesar de los temblores. No sabemos cuánto tiempo vamos a estar incómodos entre las lonas”, indicó el director.

En San Dionisio del Mar hay otros 10 centros educativos de nivel básico; cinco primarias, de las cuales dos ya regresaron a clases, además de dos secundarias y tres preescolares, que tampoco han reanudado el servicio.

Mientras que las escuelas de nivel medio superior como el Cecyte ya están laborando pues no sufrieron daños graves en su infraestructura. Fuente: El Universal

Notas relacionadas