Murió Alberto Aguilera Valadez, pero nació el mito de Juan Gabriel; hablan de su “secreto extraterrestre”

juanFoto: Internet

 

 

 

 

La muerte del cantautor mexicano Alberto Aguilera Valadez estremeció e hizo llorar al mundo entero.

 

El deceso, ocurrido el pasado 28 de agosto en Santa Mónica, California, acaparó durante más de una semana las primeras planas de los diarios y titulares en televisión, producto de una serie de homenajes a Juan Gabriel, ícono de la cultura popular.

 

Por ende, la noticia de su partida originó diversas opiniones y hasta teorías, sobre todo porque sus familiares decidieron incinerar el cuerpo de manera inesperada, sin darse a conocer la práctica de una autopsia.

 

Después se dio a conocer el acta de defunción del considerado máximo cantautor mexicano de todos los tiempos, en el que se detallaba que la causa de muerte había sido por complicaciones de diabetes, hipertensión y neumonía.

 

La controversia creció cuando el primogénito del ‘Divo de Juárez’, Alberto Aguilera Junior, no fue invitado a la ceremonia póstuma en memoria de su padre, además de que declaró que nunca se le informó de la cremación en tiempo y forma, por lo que desconocía qué pasó con los restos de su padre.

 

SURGEN LAS TEORÍAS

En su oportunidad, el cantante Carlos Cuevas dijo a la prensa que la urna homenajeada en Bellas Artes, que reunió más de 700 mil visitantes, no contenía las cenizas del cantante.

 

Ello, ante la sospecha de la familia de que le pasara algo a la caja.

 

Amén de la polémica sobre su muerte, otra incógnita ha surgido respecto a una canción que Juan Gabriel escribió y que no se volvió tan popular como muchas otras.

 

Se trata de “No apaguen la luz”, lanzada en el álbum ‘Todo está bien’ de 1999 y que fue cantada en un concierto del Estadio Azteca ante unas 100 mil personas.

 

A decir de los conspiracionistas, dicho tema revelaría un gran enigma respecto a la vida pasada del artista, en la cual habitaba otro planeta y después fue mandado a la Tierra.

 

La razón por la que fue enviado a nuestro planeta, es que se suscitó una guerra en el lugar que habitaba el llamado “Divo de Juárez”.

 

AQUÍ LA LETRA DE LA CANCIÓN QUE YA GENERA CONTROVERSIA EN LA WEB:

“Más allá del cielo, de la luna llena, de esos dos luceros, más allá del sol, más allá del todo, de ese mar de estrellas, de esos seis planetas, de ahí vengo yo”.

 

“Entre mercurio, Urano y Plutón, yo tenía un planeta y él era mi hogar, pero una guerra que se desató apagó la luz”

 

“Alrededor de Saturno quedó, mi planeta Erra en pedazos está, gire y gire en torno de su alrededor, ese fue su fin.

 

“Pido que ya no apaguen la luz, vengan a Xel-Ha, vengan a Tulum, ya no apaguen la luz, vengan a Xcaret, vengan a Cancún.

 

“Unos se fueron a Cetus y a Orión, otros se marcharon a Volans y Aran, a mí me trajeron a tierra del Sol y ahora estoy aquí”.

 

QUE PROCEDÍA DE FAETÓN

A decir de los ufólogos, Juan Gabriel habría referido una zona del Universo de la cual provenía, una órbita entre Urano y Plutón, que fue destruida por una conflagración.

 

Ésta última pudo ser referente del hipotético planeta Faetón; diversas teorías apuntan a que la destrucción de este planeta creo el cinturón de asteroides de nuestro sistema solar interno.

 

En otra estrofa, detalló que algunos como él fueron enviados a otras partes del Cosmos, “Unos se fueron a Cetus y a Orión, otros se marcharon a Volans y Aran, a mí me trajeron a tierra del Sol y ahora estoy aquí”.

 

TEORÍA ANNUNAKI

De acuerdo con un video viral en la red, esta canción tiene muchas similitudes con las tablillas sumerias y la teoría Annunaki, en la cual se narra cómo estos seres de otro planeta llegaron a la Tierra huyendo de una guerra que había destruido su planeta.

 

La mayoría de las constelaciones que menciona Juan Gabriel pueden ser vistas desde el Hemisferio Sur, en tanto que muchas de sus letras hacen referencia al astro solar.

 

Y de acuerdo con los conspiracionistas, aún hay más: la muerte de Juan Gabriel habría sido un sacrificio ya que el día en que murió hubo una alineación antes entre Júpiter y Venus.

 

Los números de la fecha 28 del 08 del 2016 da como resultado 27, múltiplo de 9; el 2016 da 9, y la suma de las cifras 11:43, hora de su muerte, da 9.

 

Otra teoría apunta a que en realidad pertenecía a una secta secreta que le reveló dichos conocimientos.

 

Más allá de estos argumentos ufológicos, que para algunos puede provocar risas socarronas, lo que es una realidad es que Juan Gabriel fue y será ícono de la cultura popular e ídolo de las multitudes, que seguramente seguirá siendo objeto de hipótesis y mitos a lo largo de muchos años más.

Fuente: El Grafico