septiembre 21, 2021

Misteriosa muerte del doctor Ríos en el motel Camasutra

Misteriosa muerte del doctor Ríos en el motel Camasutra

En esa ciudad porteña existe en el malecón un popular motel llamado Camasutra. Es muy concurrido por las parejas jóvenes y por los amantes clandestinos también.

 

El Camasutra está una zona céntrica del puerto y en una avenida muy transitada por peatones y automovilistas también. Y cada vez que un automóvil ingresa a dicho motel con fachada árabe, todo el mundo observa el automóvil y tratan de ver quiénes van dentro de él.

 

Por lo general, el caballero conduce el automóvil y la dama va en el asiento del copiloto, o bien acostada en el asiento trasero. Por lo regular las damas utilizan una pañoleta en la cabeza y gafas oscuras enormes. Otras más pudorosas emplean pelucas rubias y los anteojos de sol también, por supuesto.

 

En los pueblos chicos

Sus habitantes se conocen perfectamente, y más aún reconocen los automóviles de casi todos. Por eso es que todos supieron de quién era el Mustang 67 encontrado en la cochera de la habitación 302, detrás de esa cortina de hule con rayas rojas y blancas verticales.

 

Al Camasutra se entra por un largo pasillo que tiene a ambos lados 20 habitaciones con cochera, y al ingresar un automóvil un empleado corre tras el auto y le indica al conductor qué habitación está libre, porque el resto o están ocupadas o están en proceso de limpieza.

 

Antes de subir a la recámara, al pie de la escalera hay un aparato para pagar con tarjeta de crédito y un altavoz donde una empleada pregunta si quieren comer o beber algo.

 

La habitación es amplia y tiene jacuzzi, y posee una cama más amplia que una matrimonial. Las sábanas impecables, muy limpias y muy blancas. Y en el baño hay champú, gorra de baño, y varias pastillas de jabón “Jardines de California”. Además, para prevenir embarazos ponen suficientes preservativos en una canastilla muy simpática.

 

Pues el cuerpo encontrado pertenecía al doctor Ríos, porque así lo indicaba su tarjeta de crédito con la que pagó, y también los documentos hallados dentro del automóvil. No cabía la menor duda sobre la identidad del muerto.

 

El cadáver del doctor Ríos

No estaba en la cama sino en el jacuzzi, y estaba solo él, la dama ya había desaparecido súbitamente. Cuando el personal de limpieza penetró a la habitación descubrieron al doctor Ríos con la piel enrojecida por el agua hirviendo donde estuvo un par de horas sumergido.

 

Todos los porteños conocían al famoso doctor Ríos por su profesión de ginecólogo, de la cual era un destacado profesional.

 

Pero la mayoría de los habitantes reconocían perfectamente el auto Mustang 67 del doctor Ríos, aunque a él no lo conocieran.

 

La misteriosa muerte del doctor Ríos causó gran revuelo en la Ciudad. Era la comidilla del día en todos lados.

 

El doctor Ríos se supo después que era un hombre de unos 50 años, hipertenso, obeso, fumador y bebedor. Esto lo confirmó su viuda y sus hijos mayores.

 

El velorio fue un acto masivo

Desfiló mucha gente ante su féretro. Y la viuda inconsolable recibía palabras de aliento y resignación que le entraban por un oído y le salían por el otro.

 

La viuda sólo tenía en mente una cosa: descubrir quién era la misteriosa mujer del motel.

 

Y se puso a investigar después de los rezos de los nueve días.

 

Y acudió a la policía de investigaciones y nada.

 

Se le ocurrió ir al motel a revisar los videos de esos días,

 

La amante incógnita

Y sí, ahí encontró la respuesta a su inquietud por descubrir a la amante incógnita,

 

Revisando los videos pudo descubrir quién era ella, la pérfida amante. A pesar de la peluca rubia y los enormes lentes oscuros.

 

En la oficina del motel la viuda pegó un grito de rabia, y exclamó:

-¡Puta!…

-¡Esa mujer es mi hermana!

La Vaca Filósofa
Foto: bottlein

About The Author

Un joven y dinámico diario web, con información actual, de ágil lectura, enfocado en Política, Negocios, Tecnología y diversos temas de México y el mundo. Contamos con la colaboración de importantes plumas que escriben desde diversas partes del mundo y con la fina ironía de caricaturistas reconocidos internacionalmente.

Related posts