México viaja a Bélgica pensando en el Mundial

La selección mexicana jugará este próximo viernes un partido amistoso frente a Bélgica, una de las rivales más potentes de Europa y un equipo con el que medirse para ir adquiriendo el nivel necesario. 

La clasificación de México para el Mundial de Rusia 2018 ha dejado grandes esperanzas depositadas en el equipo. Con 21 puntos, se han quedado a solo un punto del récord de la selección en una fase clasificatoria del torneo que fue en el año 1994 para su Mundial. Habrá que estar muy atento a las diferentes apuestas que puedan surgir en directo de una selección que llega a Rusia con mucha ilusión. 

El partido contra Bélgica en su campo podrá darnos a conocer el potencial real que tiene esta gran selección. Sin duda, ambos conjuntos han dominado sus respectivas clasificaciones y apenas han pasado apuros para materializarlas, siendo de las primeras selecciones que consiguen el billete para Rusia. 

Por un lado, Bélgica que ha arrasado en un grupo que se llevó con facilidad. No perdió ningún partido en toda la fase, siendo la gran dominadora ante rivales de menor entidad. Sus principales rivales fueron Grecia y Bosnia-Herzegovina. El resto de selecciones eran de mucha menor entidad como Gibraltar, Chipre o Estonia. Pero a pesar de ser partidos fáciles, hay que sacarlos adelante igual que Bélgica lo hizo, de manera brillante y sin titubear. 

Puede que estemos ante una de las grandes sorpresas del Mundial. Al menos eso nos lleva pareciendo en los últimos campeonatos nacionales, pero Bélgica a la hora de la verdad todavía no ha dado el do de pecho. Veremos de que es capaz este verano ante otras grandes selecciones. 

Por el otro, México que llega en su mejor momento recordado de los últimos torneos. Con un gran Javier Hernández acompañado de hombres como Carlos Vela o Andrés Guardado, el Tri viene con ganas de llegar lo más lejos posible. Algunos medios colocan México entre las diez mejores del mundo, concretamente la novena. Sus partidos amistosos frente a Bélgica primera y Polonia, después, nos dejarán observar si de verdad llegan tan fuertes como se presupone. 

En teoría son dos de las mejores selecciones del mundo. Llegan en buen momento para los enfrentamientos, lo que nos dejará ver dos grandes partidos en menos de una semana. Sirve de modo de preparación de cara al Mundial, pues en Rusia tendrán que jugar partidos tan duros en pocos días.  

Sin duda, una piedra de toque para el cuadro de Juan Carlos Osorio que viene embalado de la CONCACAF. Una de las características más importantes que debe explotar el entrenador es la cantidad de variantes con las que cuenta México. Algo que ya ha sabido usar con astucia Osorio en los partidos de clasificación y que deberá seguir haciendo este verano.

Otra de las claves del Tri es la mentalidad ganadora que ha adquirido en los últimos meses, sobre todo en la Copa Confederaciones donde demostró tener gran personalidad sacando buenos resultados ante grandes selecciones. No olvidemos que el principal objetivo es clasificarse para los octavos de final y todo lo que venga a partir de ahí será bienvenido.  Foto: Francisco Carbajal