¿MÉXICO DISNEY?, NUEVA FÓRMULA DILUYE LOS DATOS DE POBREZA EN EL PAÍS

POBRES

 

Los ingresos de las familias más pobres del país crecieron casi 34% entre 2014 y 2015, según datos del Módulo de Condiciones Socioeconómicas 2015, elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), aunque este incremento ocurrió sin que los salarios, las prestaciones o el empleo se incrementaron de forma extraordinaria.

 

En 2015, el salario mínimo aumentó 4.2%, al llegar a 70.1 pesos diarios, aunque el aumento apenas permitió compensar el alza en los precios de la canasta básica, debido a que la inflación en 2014 fue de 4.08%.

 

Además, según el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), desde el cierre de 2014 hasta junio pasado, el salario mínimo real tuvo una ganancia de 8.7%, apenas una cuarta parte del resultado arrojado por el INEGI.

 

Según los datos recabados en la encuesta del Instituto, en 2014 las familias de menores ingresos obtuvieron en promedio dos mil 30 pesos mensuales, mientras que para 2015 este monto creció hasta dos mil 723 pesos cada mes.

 

EL AUMENTO EN LOS INGRESOS NO CORRESPONDE A UNA MEJORA EN EL PODER ADQUISITIVO DE LOS HOGARES, SINO A UN CAMBIO EN LA METODOLOGÍA PARA MEDIR LOS INGRESOS, QUE CONSISTIÓ EN CAMBIAR EL MONTO DE LA POBLACIÓN TOTAL DEL PAÍS.

 

“El incremento real del 33.6% del ingreso en los hogares más pobres en un solo año, no es congruente con la tendencia que se ha venido manifestando en otros instrumentos del INEGI y con otras variables económicas”, advirtió el Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

 

De acuerdo con Enrique Cárdenas, director general del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), la metodología del INEGI debió reflejarse en incrementos importantes también en los estratos sociales medios y altos, situación que no ocurrió en la encuesta.

 

Al respecto, el presidente Nacional del PAN, Ricardo Anaya Cortés, alertó sobre una alteración grave en los criterios de medición del ingreso que utilizó el INEGI, ya que podrían traer como consecuencia que la medición de la pobreza que realice el Coneval arroje cifras poco confiables.

 

“SERÍA MUY GRAVE QUE EL GOBIERNO INTENTARA MAQUILLAR LAS CIFRAS DE MEDICIÓN DE LA POBREZA CON FINES POLÍTICOS”, EXPRESÓ ANAYA CORTÉS.

 

Cada dos años, desde hace más de tres décadas, el INEGI realiza una Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH), con una metodología probada de acuerdo a criterios internacionales.

 

El dirigente nacional del PAN consideró “una decisión reprobable” que los cambios a los criterios de medición se hayan implementado unilateralmente por el INEGI en 2015, justo cuando el gobierno presionaba para modificar la forma de medir pobreza en nuestro país.