“¡Me tienes encantada!, ¿Qué, acaso te convertiste en ranita?: Rius

 

Ivette Sosa

De formación autodidacta, Eduardo del Río, Rius, empezó a publicar sus primeras caricaturas en 1955 en la revista “Ja-Já”. Desde entonces, colaboró en casi todas las revistas importantes de México, como Proceso, Siempre!, Sucesos o Política; en periódicos: El UniversalOvacionesLa Prensa y La Jornada. Creó revistas de humor político y blanco: La GallinaMarca DiabloLa GarrapataEl Chahuistle y El Chamuco Y Los Hijos Del Averno.

 

Uno de sus mayores éxitos fue la historieta Los Supermachos, combinando el humor y la política. El éxito fue inusitado, se alcanzó un tiraje semanal de 250 mil ejemplares. El editor de la revista, presionado por el gobierno, le quitó los personajes a Rius, quien se vio obligado a fundar un nuevo cómic: Los Agachados.

 

Dicha revista es la clave para entender la gran producción editorial de Rius. En ella abordó, de 1968 a 1981, todos los temas imaginables: política, religión, sexo, música, futbol, economía, filosofía, historia, ecología, vegetarianismo y naturismo, física y un largo ectétera.

 

Con ello, formó una fuente de material importante, el cual utilizaba, revisándolo y corrigiéndolo, para hacer sus libros. Se puede afirmar que el 20 por ciento del material utilizado en los libros de Rius se publicó previamente en Los Agachados o tuvo su origen basándose en algún ejemplar del mismo.

 

ÍCONO DE LA HISTORIETA POLÍTICA EN MÉXICO

Hace más de 17 años tuve oportunidad de entrevistar por primera vez a Eduardo del Río, Rius, en su casa de Cuernavaca. Puntual, a las 9:00 am llegué a la cita. Una joven mujer me abrió la puerta y me condujo hacia el estudio del Maestro. Él trazaba unos “monitos”, como le llamaba a su  arte de dibujar y caricaturizar a todos los personajes de la vida nacional e internacional.  

 

Un día antes, vía telefónica, habíamos pactado nuestra charla. Divertido, irónico, Rius no dejaba de hacerme reír en nuestra primera conversación. La Redacción del semanario donde entonces trabajaba estaba vacía y me di vuelo riendo de las ocurrencias y elocuencia del caricaturista, ícono de la historieta política en México. 

 

Hubo un momento en que Rius se calló y espontáneamente le dije. “¡Me tienes encantada!”. Con su sarcástico sentido del humor, me dijo:  ¿Qué, acaso te convertiste en ranita? Le respondí “No, este cuento es al revés, en princesa”. Entonces él se rió de buena gana.  

 

HUMOR, IRONÍA Y PICARDÍA

Con el sabor de ese primer contacto telefónico, inició nuestra charla cara a cara. Su vida -como la contaba Rius-, era un cúmulo de divertidas anécdotas, por más complicado o difícil que fuera lo que narraba, estaban salpicadas siempre de humor, ironía y picardía. Él se burlaba de todo y de todos, incluso de sí mismo.

 

A partir de ese encuentro, vinieron algunas charlas más, telefónicas y en persona. Dentro de esas primeras conversaciones, en su estudio estaba la foto de una pequeñita, le dije, ¡qué hermosa es tu nieta! Me miró fijamente y exclamó: ¡No, no es mi nieta, es mi hija. Yo aún la sé hacer, Ivette!, y a las pruebas me remito”. 

 

Con el sarcasmo a flor de piel me contó cuando fue seminarista, pues acariciaba la profesión de sacerdote; su paso “comunista”. Cómo fue su vida en Zamora, Michoacán, su lugar de origen.

 

También, cuando decide dejar la Ciudad de México y refugiarse en Cuernavaca, pues había sido víctima de la “delincuencia organizada”, orquestada desde el más alto nivel del gobierno federal.

 

Lo habían mandado secuestrar y matar, para acallar su voz crítica, como se lo dijeron sus propios raptores, agentes de Gobernación.

 

Del tremendo susto, el padre de Los Supermachos y de Los Agachados, empezó a tener problemas del corazón y la Ciudad de la Eterna primavera le permitió realizar su trabajo crítico, sin ser molestado. Después se mudaría a Tepoztlán y se convirtió en “tepoztizo”, como él mismo se denominaba.

 

Se informa que Eduardo del Río falleció esta madrugada, sin embargo Rius no ha muerto, porque el legado que dejó, a través de un centenar de libros, y su amplio paso por la prensa nacional, lo han inmortalizado para siempre.  Cartón: Confabulario – El Universal. Rius por Rius.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

The following two tabs change content below.
EDITORA Y REPORTERA DE TIEMPO COMPLETO, DISFRUTO DE LA VORÁGINE DEL PERIODISMO WEB Y DE LA LIBERTAD QUE OFRECEN LAS REDES SOCIALES.

Latest posts by Ivette Sosa (see all)