Mario Vargas Llosa posee una deuda con Hacienda de más de dos millones de euros

Hace unas semanas, Mario Vargas Llosa recibió una notificación de la Agencia Tributaria por el que se le reclaman los 2,1 millones que, a juicio de Hacienda, el literato debe al Fisco, según desvela el portal Vanitatis.

Una deuda con el que el Nobel no está de acuerdo, por lo que, por consejo de sus abogados, va a mantenerla suspendida para llegar a los tribunales y demostrar el supuesto error de la Agencia Tributaria.

Así, y siempre según el citado portal, el autor de La fiesta del Chivo habría pedido una hipoteca privada con Hacienda poniendo como aval la vivienda de 300 metros cuadrados que tiene en la calle Flora (en la zona de Ópera), una de las muchas propiedades que Llosa atesora, junto a otras en Nueva York, Lima, París…. y que fueron repartidas en su divorcio con Patricia Llosa en términos que nunca se han hecho públicos.

Ahora bien, el citado piso no estaría a nombre del propio Mario Vargas Llosa, que en la actualidad vive en Villa Meona, la casa de Isabel Preysler y Miguel Boyer, sino de la sociedad holandesa Jurema BV, de la que Mario es accionista mayoritario, desde febrero de este año (anteriormente estuvo a nombre de otra sociedad).

La última vez que el escritor acudió a un acto público fue el pasado 29 de octubre en Barcelona en la presentación del libro Barcelona vuelvo a casa, de Manuel Valls. Unos días antes, acudió con Isabel Preysler a la recepción en el Palacio Real del día 12 de octubre, una cita en la que son tan habituales como en los premios Princesa de Asturias, donde también asistió junto a Preysler.

No es el único litigio en el que el literato peruano ha estado involucrado estos últimos meses. El proceso de divorcio de Patricia Llosa, su segunda mujer, ha sido bastante largo porque tuvo que resolverse en España y en Perú. De hecho, en abril de 2016, un año después de que saltara la noticia desu relación con Isabel Preysler, Llosa ya era un hombre legalmente divorciado, pero sólo en nuestro país.

Hasta la pasada semana no se supo que también en Perú el escritor era ya un hombre soltero. Lo contó su novia, vía exclusiva, en la revista ‘¡Hola!’. “Los papeles ya están en regla, incluso el último que faltaba de Perú. podríamos casarnos en cualquier momento”, dejaba caer la reina de corazones para volver a generar el revuelo ya apaciguado sobre su posible boda.

Fuente: https://www.elmundo.es