Margarita y su novia matan golpes a su hijo… ¡porque se negó a vestir como niña!

 

Un crimen terrible consternó a los habitantes de la comunidad de Juventino Rosas, en Guanajuato.

 

Según el semanario Proceso, se trata de la muerte de un niño de siete años, cuya vida fue arrebatada por su propia madre /Margarita) y su pareja, del mismo sexo.

 

El menor, identificado como Karol Ramón, era maltratado por su mamá y por la pareja de ésta de forma constante. Ambas mujeres terminaron por propinarle una brutal golpiza, luego de que el niño se negara a vestirse con prendas femeninas.                                                                                                                         

Esto desató la furia de las mujeres, quienes golpearon fuertemente a Karol en el estómago y su cabeza, provocándole daños profundos a dichos órganos.

 

                                                                                                                                                                               

EL NIÑO ERA TORTURADO

Margarita llevó al pequeño a un hospital comunitario para que lo atendieran, pero el infante llegó muerto al nosocomio.

 

Enseguida se dio aviso al Ministerio Público, ya que el cuerpo del menor presentaba todo tipo de golpes y cicatrices.                                                                                                                                                                           

En la autopsia descubrieron que el cuerpo de Karol Ramón estaba lleno de moretones, así como cicatrices por quemaduras con cigarrillo y por golpes con objetos de gran tamaño.

 

MADRE PASARÁ POR LO MENOS 4 MESES EN PRISIÓN

Las autoridades iniciaron una investigación en contra de la pareja lésbica y con ayuda de los vecinos se enteraron que le pequeño era constantemente golpeado con un cinturón, e incluso hasta con un martillo, un látigo y una silla, y que pasaba varios días sin comer.

 

Ante la Fiscalía General, Margarita admitió que le infligió tanto maltrato físico a su hijo, que éste no resistió más.

 

Un juez determinó que la madre pasará como mínimo cuatro meses en prisión preventiva acusada de filicidio.