Los pisos de madera son elegantes y vistosos siempre que tengan el correcto mantenimiento

Los pisos de madera nunca pasan de moda, en toda tendencia decorativa o estilo siempre van a estar incluidos por aportar personalidad, y a la vez ser acogedores, versátiles y funcionales. La instalación y mantenimiento deben dejarse en manos de profesionales, para que luzcan en todo su esplendor y tengan una mayor vida útil.

Por ser versátiles, hermosos y muy funcionales, los pisos de madera son una de las mejores opciones para el hogar y también las oficinas. Por su vistosidad y elegancia, este clásico de la decoración es el predilecto de muchas personas, de hecho está presente en todas las tendencias y estilos por la personalidad que otorga a los espacios, además de darle un carácter muy acogedor.

Existen diversos tipos de pisos de madera como la duela, parquet y el deck para exteriores, que dan mayor valor a los inmuebles, los convierte en especiales, siempre y cuando estén en buenas condiciones.

Y es que cuando se tienen pisos de madera es fundamental tener especial atención en su cuidado, pues no aportarán nada positivo a la decoración si están deslucidos y no se encuentran impecables.

Para mantenerlos en las mejores condiciones se debe recurrir a alguna de las técnicas que existen para mantenerlos en un excelente estado, siendo una de las más utilizadas por todos sus beneficios, el uso de la pulidora profesional de pisos de madera.

Tipos de pisos que aportan valor a los inmuebles

Existen diversos tipos de pisos de madera que se adaptan a todo tipo de espacios, proyecto arquitectónico o estilo decorativo. Uno de sus principales beneficios es que se trata de una buena inversión, ya que aporta valor a los inmuebles, siendo esto importante al momento de vender la propiedad.

Uno de los tipos de pisos de madera más utilizados por su belleza y elegancia, es la duela sólida, compuesto por tablas que provienen de una pieza de madera maciza, que no se deforman al tener el grosor acorde. Las diferentes partes se unen mediante machimbres o lengüetas.

Las piezas provienen directamente de las tablas que se consiguen de los troncos de los árboles, que luego se someten a procedimientos de estufado y desflemado. La madera resulta de dos formas, una cuyo acabado concluye en el sitio en el que se vaya a colocar, y la otra, son tablas preacabadas que se instalan ya lijadas y barnizadas.

Los pisos de duela de madera son ideales para crear ambientes al mejor estilo escandinavo, que se caracteriza por ser minimalista y a la vez impactante. Pocos muebles, líneas simples y objetos de decoración inspirados en la naturaleza. 

También este tipo de piso es ideal para quienes buscan impregnar su hogar de un estilo bohemio, combinando colores cálidos como el naranja y rojo, con algunos fríos como el morado y el azul en muebles y otros objetos. Un piso claro hará el contraste ideal en este ambiente de manera que pueda evocar libertad.

Para áreas exteriores como terrazas, patios, piscina y jardines, el piso de madera más utilizado es el deck, por ser muy duradero y resistente. Estas características vienen dadas porque el material proviene de maderas que crecieron de forma lenta y en ambientes saturados de agua, haciéndolo resistente a la humedad, hongos e insectos.

Otro piso de madera que aún se utiliza, aunque con menos incidencia que los anteriores, es el parquet, en el cual se instalan pequeñas piezas de madera en patrones geométricos. Muchas casas tienen este tipo de suelo, ya que fue un boom entre los años 1950 y 1970.

Una excelente opción: el piso laminado

Uno de los materiales que se han convertido en preferidos de los arquitectos y decoradores son los pisos laminados, al ser una de las mejores opciones para sustituir el piso de madera natural.

Este tipo de pisos es muy utilizado por su gran variedad de colores y texturas, además se pueden instalar en la mayoría de las superficies de manera sencilla, es decir, se trata de un proceso bastante simple con respecto a los pisos de madera natural. Estas ventajas han hecho que sean los más recomendados, tanto para reformas como para construcciones nuevas.  

Otras ventajas es que tienen una alta durabilidad, además son muy versátiles, al existir al menos seis categorías por cada producto para distintos tipos de tránsito, desde el doméstico hasta el industrial intenso. El mantenimiento es mínimo y el precio en general del material es económico, así como la instalación, porque es más sencilla.

El mantenimiento adecuado es fundamental

Para que el piso de madera se mantenga siempre hermoso es fundamental hacer el pulido correspondiente, así como el barnizado. No cumplir con el mantenimiento, no sólo hará que se vea deslucido, sino que acortará su tiempo de vida útil. Las tareas más frecuentes son revisar que estén bien ajustadas las tachuelas o clavos y cada ocho semanas aplicar cera.

La renovación del barniz es aconsejable hacerlo cada dos años, de igual forma el pulido. Ambos procedimientos deben dejarse en manos de los especialistas para que sean realmente efectivos y puedan quedar los pisos como nuevos.

Antes de realizar el pulido de pisos de madera es importante limpiar bien la superficie que será objeto del mantenimiento. El primer paso del trabajo en sí, es realizar un proceso denominado lijado lineal o desbastado, el cual se realiza con lijas gruesas y medianas, además de una pulidora de rodillo.

Para eliminar rayones se usa una lija fina, la idea es dejar la superficie lo más lisa posible al tacto. Luego se aplica el barniz con una brocha.

Como se puede ver, la instalación y el mantenimiento de pisos de madera requieren varios pasos que deben ser realizados con mucho cuidado y precisión, además de equipos y herramientas especiales. Lo más recomendable es contratar empresas profesionales y con trayectoria, que garanticen una correcta instalación y un  mantenimiento acorde. De esta manera, podremos estar mucho más a gusto, ya sea en nuestra casa u oficina.