Los emojis. El lenguaje de la modernidad

Entradilla: con el paso de la modernidad, las comunicaciones se vieron igual de afectadas que la manera en que hoy en día las personas se relacionan. Por esto, en la actualidad los emojis o emoticones se han convertido en parte fundamental e indispensable de cualquier conversación digital que se presente, siendo estas una parte importante de la vida de cada persona.

La llegada de internet produjo cambios inesperados en la cotidianidad del ser humano, ya que alrededor del mundo se fueron creando herramientas informáticas y diferentes aplicaciones, en donde los teléfonos móviles, tabletas y ordenadores se adueñaron de los encuentros sociales y en ellos la dinámica interpersonal fue modificándose.

La amistad, el amor, el apoyo filial y otros sentimientos dejaron de ser íntimos para anunciarse con efectos digitales en las redes sociales. Es por esto que, desde los inicios, los teléfonos inteligentes ofrecieron una nueva manera de comunicarse a través de mensajes, ya que no era indispensable la comunicación hablada, las palabras escritas la sustituyeron.

De esta forma, pese a que lo tradicional mantiene su carácter subjetivo al expresar emociones de forma individual, la globalización trajo consigo la masificación de los sentimientos, así como su estandarización. Haciendo posible que el expresar cualquier emoción, fuese igual en cualquier parte del mundo debido al uso de un único y nuevo lenguaje, los emojis.

Desaparecen las palabras y surgen las gráficas

En un principio, fue difícil expresar emociones sin poder contar con entonaciones, gritos, susurros e interjecciones orales, pero poco a poco a nivel globalizado se crearon códigos para sustituir las virtudes de la comunicación oral. Surgiendo así abreviaturas informales como “x favor”, “ksa” o “c-ven-d” junto a expresiones como LoL (laugh out loud), definidas por las nuevas generaciones, apoderándose de la tecnología comunicacional para forjar su propio lenguaje.

Más adelante, en los chats de los correos electrónicos y posteriormente en las redes sociales, como WhatsApp y Facebook, llegaron los emoticones. Los cuales trataban de una secuencia de caracteres que representaban una cara humana y expresaba una emoción, y debido a que inicialmente solo se trató de mostrar emociones positivas fueron denominados “smileys” (derivado de smile, sonrisa en inglés). Pero, al querer variar las expresiones, se adoptó el término emoticono o emoticones, surgiendo de un neologismo que combina emoción e ícono; teniendo su origen, a mediados del siglo XIX, cuando en los telegramas comenzaron a incluirse combinaciones de caracteres (signos de puntuación y letras) para expresar emociones.

Los emojis, por su parte, nacieron en Japón, derivados de dos ideogramas japoneses, “e” que significa dibujo y “moji” que significa carácter, ya que la mayoría se basa en imágenes referidas a la cultura japonesa como las geishas, el sushi y los personajes y elementos del manga.

Luego de eso, los avances tecnológicos solo usaron estas bases para crear una nueva serie de caracteres capaces de sustituir largas frase o emociones complejas a través del uso de estas pequeñas gráficas. Incorporados actualmente en cualquier equipo o dispositivo usado para comunicar a través de mensajería, emails, redes sociales, entre otros. Pudiendo encontrar incluso variaciones o personalizaciones de estas emociones digitales aquí.

De esta forma, se hizo tangible la nueva forma de hablar gracias a la modernidad, ya que un emoticón expresa mucho más que diez líneas de sustantivos, verbos y adjetivos, además de mayor ventaja, su comprensión universal.

Por esto, los emojis se han hecho tan populares que se han creado fondos de pantalla que los combinan para expresar una diversidad de estados de ánimo o como simple diseño decorativo representativo de la personalidad de quien lo porte. Pudiéndose encontrar en plataformas como fondos.io, las cuales disponen una gran variedad de opciones que pueden descargarse en ordenadores personales, tablets, o teléfonos inteligentes.

Una fórmula universal para expresar sentimientos y emociones

Usar los emojis en un mensaje simplifica su contenido y lo hace más entretenido. Sin mencionar lo útil que resulta para personas que tienen dificultades para expresar sus emociones, ya que algunas de ellas no logran hilar frases coherentes de forma hablada o escrita, logrando que se malinterpreten las expresiones por problemas de redacción u ortografía, ya que cada individuo traduce las interjecciones, exclamaciones, pausas y mayúsculas a su gusto.

De esta forma se hace visible, un buen ejemplo del papel que han venido a jugar los emojis en el mundo moderno, como lo es la sustitución, del verbo amar o cualquier expresión de cariño por un corazón. Debido a que, aunque la escritura hace más explícito el compromiso y responsabilidad que conlleva esta palabra, su expresión gráfica puede pasar como un detalle de amabilidad, afecto filial o amor pasional.

Por último, se resalta que desde el punto de vista psicológico los gestos expresan emoción y al incluirlos en la comunicación escrita esta se acerca mucho más a la relación personal que se desarrolla durante una conversación presencial y aunque los creadores originales de los emoticones y emojis no esperaban crear un nuevo lenguaje emocional, universal, inmediato y creativo, lo lograron a escalas inimaginables.