abril 19, 2021

Los afanes de doña Pili y los #orgasmos de su #amorosa hija gallega

Los afanes de doña Pili y los #orgasmos de su #amorosa hija gallega

 

Bolivar Hernandez*

Viví una larga temporada en la casa de huéspedes de doña Pili Faríñas, emigrante gallega llegada a mediados del siglo XX a México para hacer “la América”, léase hacer dinero.

 

Pasaba largas horas nocturnas conversando con esta mujer de unos 65 años aproximadamente, y escuchar su historia de vida en Galicia.

 

Doña Pili llegó casada con otro gallego, Pepe, y traían consigo a una linda niña pequeña María de los Ángeles.

 

Los relatos de doña Pili

Me eran conocidos por mi condición de migrante también; esas penurias del viaje, el abandono de la tierra, la familia y los amigos, yo los padecí igualmente que ella.

A los pocos años de residir en la Ciudad de México, don Pepe falleció de un mal cardíaco, infarto al miocardio, me dijo doña Pili.

 

Y ahí empieza la odisea de ganarse la vida y sacar adelante a la niña pequeña María de los Ángeles quien, por cierto, también presentaba males cardiacos. Era un tema de salud que preocupaba demasiado a doña Pili, y no sabía qué hacer con la enfermedad de su hijita.

 

Por estas causas de viudez y tener una hija enferma, hicieron que doña Pili habilitará su casona de la calle de Colima, en la Colonia Roma, como casa de huéspedes para estudiantes varones exclusivamente.

Me decía doña Pili que tener mujeres huéspedes es un gran desafío para cualquier persona que maneje una residencia para señoritas.

 

En la casona

Solo vivíamos 5 estudiantes universitarios y ella procuraba atendernos en forma correcta y adecuada, mucha limpieza y buenos alimentos también. En dos habitaciones nos acomodamos los 5 jóvenes estudiantes.

Pues la hija María de los Ángeles creció y se hizo señorita. Y resultó muy querendona y noviera la chiquilla.

Y como dicen en México, le dio vuelo a la hilacha... Se divirtió bastante como cualquier mujer joven y deseosa de aventuras románticas.

 

María de los Ángeles encontró al hombre perfecto para ella, al amor de su vida, en la universidad. Era también hijo de refugiados españoles y tenían las mismas  costumbres. Se casaron modestamente en la bella iglesia de la Colonia Roma, de la calle de Orizaba.

 

Doña Pili puso una sola condición a la pareja recién casada, que tenían que compartir la casa materna con ella, forzosamente.

 

Su mayor preocupación…

Según lo que me confío en sus interminables charlas nocturnas conmigo, era que su hija se fuera a infartar haciendo él amor, teniendo sexo con su pareja, por ser tan jóvenes  y tan ardientes los dos.

 

Y entonces doña Pili ubicó a la pareja recién casada en un cuartito contiguo a la habitación de ella, para estar pendiente de cualquier ruido o tronido de la cama, o bien de exclamaciones eróticas de ellos.

Doña Pili casi no pegaba el ojo en el cumplimiento de su noble misión, que era impedir a toda costa que su niña María de los Ángeles hiciera él amor con su marido por temor a que tuviera un infarto mortal.

Me decía: Fíjese Boli lo que significa un orgasmo para el corazón de mi hija, eso no lo puedo permitir.

 

Me fui de la casa de Doña Pili

Porque concluí mis estudios universitarios, y luego me casé. Después la volví a visitar, por el enorme afecto que nos teníamos. Y me contó que había fallado como madre porque su hija María de los Ángeles resultó embarazada, pues no se explica como lo hicieron, Ella estuvo todo el tiempo casi sin dormir para poder detectar los ruidos de la cama matrimonial.

 

Tiempo después, Doña Pili falleció sin enterarse del destino de su adorada hija María de los Ángeles:

La chica desobedeció y  tuvo tres hijos. Siguió haciendo el amor esa hija desconsiderada, pese a la preocupación que siempre mantuvo su sufrida y abnegada madre.

Foto: Janko Ferlic

About The Author

DiarioNoticiasWeb.Com

DIARIO NOTICIAS WEB ES UN JOVEN PORTAL PERIODÍSTICO DIGITAL INDEPENDIENTE, CON INFORMACIÓN ACTUAL Y ANALÍTICA, DE ÁGIL LECTURA,

Related posts