Llamadas tripartitas, el nuevo método de extorsión telefónica

Los procedimientos que los extorsionadores usan son cada vez más complejos, ahora utilizan llamadas tripartitas e incluso fuerzan a sus víctimas a entrar a moteles para retenerlos mientras chantajean a su familia.

La Fiscalía General del Estado (FGE) informó sobre estos nuevos procedimientos  por medio de grabaciones y una campaña #OjoConLaExtorsión, en donde exponen dos casos de víctimas; entre ellos un hombre que fue sacado de su oficina y retenido con amenazas en un motel.

A las dos víctimas fueron ubicadas ilesas y se frustró el pago de 400 mil pesos.

La llamada de extorsión telefónica

Según la información proporcionada, una primera víctima, una mujer de 24 años, se dio a la tarea de recibir una llamada donde un sujeto le señaló que su número se utilizó para fines ilegales, por lo que tenía que comprar una tarjeta SIM nueva e incluso cambie su teléfono.

Los extorsionadores le depositaron mil pesos para que comprara el nuevo chip. Además evitaron que se comunicara con sus familiares y le ordenaron hospedarse en el hotel Granada de la ciudad de Puebla, donde la mantuvieron en llamada constante.

Un sujeto se dio a la tarea de llamar a la madre de la joven señalándole que la tenían secuestraba, pidiéndole 100 mil pesos para la supuesta liberación. Pero la madre de la joven decidió denunciar. Las autoridades intervinieron y la localizaron sana y salva.

El día 31 de octubre ocurrió el caso de un empresario de 43 años recibió una llamada con el mismo argumento que en la extorsión anterior.

“Estaba en mi oficina, recibí una llamada de mi celular (…) Me empezó a decir de groserías, me dijo que me apurara porque por cada minuto que pasara y no le consiguiera el dinero pues a él le iban a ir cortando los dedos (…) Me fueron preguntando que si yo tenía dinero, que a qué me dedicaba. Ya después como a la una me dicen ya autorizó el jefe que descanses. (…) Alrededor de las cuatro de la madrugada escuché ruidos y llegaron de la Fiscalía para decir: ‘Vámonos, vámonos, vámonos’”, relató el hombre que fue rescatado el 31 de octubre.

También le mencionaron que debía comprar un equipo telefónico nuevo y tirar la tarjeta SIM y le indicaron trasladarse hasta Tlaxcala para hospedarse en el hotel Maeva Plaza.

Una vez que estaba en el hotel llamaron a su familia para decirles que se le investigaba por nexos con el Cártel de Jalisco, y que debían depositar 300 mil pesos para que no los dañaran.

Sin embargo se presentó la denuncia. Ingresó la FISDAI a investigación y se encontró ileso al empresario.

La Fiscalía General de Puebla ha comenzado con la difusión de estos casos en redes sociales exhortando a los poblanos a que guarden la calma, cuelguen a los extorsionadores y llamen a los números ?244 6854 y ?244 6855 para denunciar. Fuente: La Silla Rota