Las estatuas de sal

Mouris Salloum George*

Es un voto de los alcohólicos anónimos: Solo por hoy.

En democracia y periodismo, es pertinente el propósito: Los ciclos económicos y políticos, no son lineales. La opción es el atajo.

Tomamos la mojonera de la globalización en 2014. Los signos: Relativo enfriamiento de la economía china, política monetaria de EU, crisis de los precios petroleros, tensiones en el sur de la Unión Europea…

Pese a ello, anunciaron los Búhos de Minera, para México 2015 será mejor que el 14. Hoy, las mismas firmas hacen pronósticos apocalípticos para 2019.

Hoy tenemos este cuadro: Guerra comercial EU-China, ofensiva arancelaria de Trump; Bretix, que subvierte el pacto europeo; se liquida el TLCAN, el petróleo sigue a la baja, se potencia la crisis migratoria, etcétera.

En ese etcétera está el colapso del pasado martes en los mercados neoyorkinos: El sector financiero detonó pérdidas en tres índices que, en conjunto, promediaron en la jornada 3.3 por ciento a la baja. La dosis se repitió el jueves.

Derrumba Trump Wall Sreet, cabecearon los medios especializados, que consignan la pérdida de dinamismo de la economía norteamericana. El dólar se vendió en México hasta en 20.50 pesos.

Con un poco de profesionalismo y neutralidad política, los comentólogos nativos podrían tomar nota de aquellos disolventes fenómenos externos.

No lo hacen: Su fijación gira sobre López Obrador y sus dichos, y la suspensión del proyecto del NAIM. Las estatuas de sal están congeladas.

*Director General del Club de Periodistas de México, A.C.