Las dietas, ¿tortura o una forma saludable de comer?

 

El Instituto Médico Europeo de la Obesidad ha elaborado una lista, basada en opiniones de expertos, en la que analizan algunos de los regímenes para adelgazar más saludables y eficaces.

 

Las dietas saludables se basan en evidencias científicas, son sostenibles en el tiempo, no producen el ‘efecto rebote’, consistente en recuperar el peso tras haberlo perdido, y producen una pérdida de peso paulatina y moderada, de hasta 1,5 kilos por semana y no más de 6 kilos al mes, según los expertos en nutrición.

 

REEDUCAR LOS HÁBITOS ALIMENTARIOS

Son dietas que normalmente están monitorizadas por endocrinos, nutricionistas o dietistas, que restringen las cantidades de algunos alimentos más calóricos y menos convenientes, y contribuyen a reeducar los hábitos alimentarios y mantener un estilo de vida saludable.

 

Dieta con alta densidad de nutrientes

“Esta dieta proporciona proteínas de alto valor biológico, grasas cardiosaludables, vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra de calidad, a partir de alimentos que sacian y carecen de calorías que no aportan nutrientes”, sostiene Andrea Marqués, experta en nutrición, dietética y gastronomía (www.imeoobesidad.com)

 

Anota que si se realiza un control adecuado de la ingestión de hidratos de carbono y se evitan los azúcares que elevan la glucosa en la sangre, se puede perder entre medio y un kilo de grasa a la semana de forma saludable y se previenen carencias.

 

Esta dieta resulta recomendable para la población general, pues ayuda a un cambio de hábitos orientado a elegir los alimentos beneficiosos para nuestra salud, como verduras, pescados azules, frutos secos, cereales integrales y semillas.

 

Dieta del ayuno intermitente

Una de las más conocidas es la “dieta de los días alternos” (http://dietadiasalternos.es), con menús diarios adaptados a la persona que los va a realizar y sus necesidades.

Este modelo de alimentación permite elegir la cantidad de tiempo dedicado al ayuno; se han comprobado sus beneficios en los pacientes con riesgo cardiovascular, patologías inflamatorias como la psoriasis, el lupus o el Chron, y con diabetes o resistencia a la insulina, señalan nutriólogos.

 

Dieta nórdica

Surge como una adaptación de la dieta mediterránea tradicional, sana por excelencia, a los productos, la cultura y las tradiciones del norte de Europa.

 

Prioriza el consumo de verduras, hortalizas y frutas, cereales enteros, pescado azul, carnes blancas y rojas en menor proporción y aceite de colza en vez del de oliva.

 

Es una alimentación  basada en el consumo de productos frescos, de temporada, con un adecuando aporte de grasas saludables y abundantes vegetales, con los que podemos perder entre medio y un kilo de grasa a la semana, estiman los expertos en nutrición.