La violencia no hace confinamiento