septiembre 23, 2021

La trampa de la Revocación de Mandato

La trampa de la Revocación de Mandato

 

Mary Sandoval*

Un tema que ha adquirido gran relevancia es la revocación de mandato. Pero nos hemos preguntado ¿Qué es?, ¿para qué sirve, ¿en qué casos se aplica?

Por principio de cuentas, la revocación de mandato es el mecanismo de democracia participativa por medio del cual los ciudadanos ejercen su soberanía para revocar o retirar de un cargo de elección popular, al candidato que resultara electo en la última elección en su distrito o circunscripción electoral, ya sea del Poder Ejecutivo o Poder Legislativo Federal. (Gaceta de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, Cámara de Senadores, 11 de julio del 2012).

En términos más sencillos, es la anulación o cancelación de un acto anterior de la Administración Pública.

Estamos de acuerdo que López fue elegido por más de 30 millones de mexicanos en julio del 2018, así que ¿por qué insistir tanto en la revocación de mandato? ¿Qué ganaría el remedo de presidente con esto?

No hay duda que López quiere seguir apareciendo en la boleta electoral; lo suyo no es gobernar, es simplemente ser el orador de encuentros masivos, vengarse de sus adversarios reales o imaginarios y ser el eterno candidato.

A poco más de dos años de las elecciones presidenciales del 2024, ya empiezan a salir quiénes serán los posibles candidatos a ese cargo. Y ello es, precisamente, una muy fuerte razón por la que el trasnochado tabasqueño insiste en la revocación de mandato, porque ya está manejando las piezas de su ajedrez para la reelección.

En información publicada en El Universal, 11 de agosto pasado, Salvador García Soto comenta que el verdadero interés que tiene el presidente en someter el tiempo de su mandato a la pregunta de la ciudadanía es que apuesta a tener una clara “ratificación de mandato”.

Con el triunfo del “NO”, López Obrador y Morena moverían a todas sus bases y simpatizantes por todo el país; y si la mayoría pide que continúe en el cargo, no sólo logra una doble legitimidad como presidente “querido y popular” con la gente, sino que además fortalece su imagen y su poder justo en los dos últimos años de su mandato.

Empero, López va más allá de ello. Él se quiere mostrar como un presidente empoderado, porque busca reelegirse.

Opiniones a favor y en contra

Ricardo Alemán

Escribió un artículo que título “No a la revocación de mandato: 10 razones“ (La Otra Opinión, 12 de agosto del 2021) y expone el porqué no se debe de caer en el juego de López:

  • No es más que un grosero pretexto para la reelección del mentiroso López Obrador.
  • Los mejores ejemplos de ese engaño están a la vista en Venezuela, Bolivia y Nicaragua; dictaduras “bananeras amadas por AMLO”
  • Cualquiera que sea el resultado de la encuesta, López no aceptará la voluntad popular y sólo la utilizará como señuelo para seguir en su campaña permanente
  • Violenta la Constitución, que establece que la ley no es retroactiva y que por tanto, la revocación de mandato sí, y sólo si obliga al presidente electo en 2024
  • En casos como los de los gobernadores Javier Corral y Jaime Bonilla respectivamente,
  • La Corte estableció jurisprudencia sobre la inconstitucionalidad de ampliar y/o reducir el mandato porque los ciudadanos votaron por esos gobernantes.
  • López Obrador fue electo para ocupar el cargo por 6 años, y la revocación de mandato violaría la voluntad popular
  • Revocar el mandato sería violatoria de la decisión y voto de 30 millones de mexicanos que nos guste o no, lo eligieron presidente por 6 años
  • La ley reglamentaria de revocación de mandato aún no existe, y aún no hay certeza de que sea aprobada, y por tanto que se deberá aplicar para el presidente que haya sido electo en el 2024.
  • Gastar 2 mil millones de pesos en una consulta de esa naturaleza sería un crimen de Estado, frente a la carencia de medicinas, vacunas, servicios de salud, etc.
  • Una reforma de esa naturaleza sería combustible ideal para mantener la polarización social, y para que AMLO se convierta en jefe de campaña de las elecciones de seis gobiernos estatales, previstas para el 2022.

En resumen, lo que nos quiere decir Ricardo Alemán es que la revocación de mandato es sólo un acto de demagogia de López Obrador para tener contentos a sus seguidores, y para preparar el terreno para su reelección en el 2024, que dicho sea de paso, si la oposición se sigue mostrando débil, el señor de lo que dice su dedito, pudiera lograr su objetivo.

Gilberto Lozano y FRENAAA

Hay un personaje que me sorprende porque, según él, es un férreo crítico de López Obrador, y ahora resulta que apoya la revocación de mandato. Ese es Gilberto Lozano, el líder del movimiento político de FRENAAA (Frente Nacional Anti Amlo).

Sabemos todos lo que pasó con el movimiento de FRENAAA. el actuar de Gilberto, que es exactamente igual que el de López Obrador. Llama la atención su interés porque sí se realice esa consulta de revocación.

Gilberto Lozano y FRENAAA dan sus 10 puntos del porque sí deben seguir el juego de López Obrador (datos obtenidos del portal de https://evolucionmexicana.com.mx Frente Nacional Anti Amlo):

  • No hay peor lucha que la que no se hace: si verdaderamente queremos a Amlo fuera del Palacio, no participar en la revocación de mandato, es darte por perdido, ya estás rendido, es aceptar a Andrés López por tres años más.
  • El pasado 6 de junio; los mexicanos pudimos frenar a Amlo en las elecciones organizadas por el INE, perdió la mayoría calificada en el congreso, perdió la mitad de la CDMX, su bastión, y sólo 15.3 millones de mexicanos votaron por su narco partido y secuaces (el verde y PT) entonces sí se puede.
  • El mismo INE, a quien hemos dado el beneficio de la duda, es el responsable junto con la ciudadanía de México a sólo 9 meses para organizar la RM (revocación de mandato), así que cuél es la diferencia.
  • El criminal confeso llamado Andrés Manuel López Obrador seguirá con o sin revocación de mandato en campaña como lo ha hecho desde que llegó al poder y no ha dejado un solo día de hacerlo, así que es elemento, no hace diferencia para decidir ir con todo a la RM.
  • La reforma, si se puede aplicar a él, pues hay disposición expresa constitucional del Constituyente Permanente, que marca hasta fechas para recibir firmas y fechas este sexenio para aplicar el mandato, por lo tanto es una ley superior por encima de otras regulaciones, es decir, el argumento de la “no retroactividad” es inútil en este caso, pues firmado en el Diario Oficial de la Federación con toda claridad, no es un asunto de interpretación de aspirantes a abogados.
  • La “trampa” que puede hacer Amlo, que lo hace y lo sigue haciendo son sus acarreos y compra de lealtades, hasta ahí su injerencia en este proceso.
  • El cambio del “magistrado billetes” del Tribunal Electoral, así como el cambio de la Cámara de Diputados en septiembre de este año y la no continuación del presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (Arturo Zaldívar), deja propicio el terreno para hacer que las cosas sucedan.
  • La RM (revocación de mandato) es propicia de democracias como de dictaduras, en éstas, el dictador ofrece esta figura como manipulación del pueblo, como legitimación ante el pueblo, siempre lo hace porque ya tiene cooptado o sometido a los órganos electorales. En el caso de México, a diferencia de la RM aplicada en Venezuela, Cuba, Bolivia, aún no logra Andrés López destruir al INE, sin embargo si sigue este sátrapa es muy seguro lo logre en el 2024.
  • Sin duda el miedo y la tibieza de algunos mexicanos se da porque el mismo Amlo que en la cima de su popularidad propuso este instrumento de la democracia participativa, pues quería aparecer en la boleta este 6 de junio (eso no pasó), por otro lado, nunca se imaginó lo que vendría después, sus resultados han sido nefastos, le llegó el Covid, y su última medición de sus consultas “gansito” de enjuiciar a los expresidentes, el apoyo de su voto duro, apenas llegó al 7.5%, exacto, 6.6 millones de mexicanos hicieron caso a su rollo, entonces si podemos
  • Los opositores a ir con todo a la RM (revocación de mandato) de Amlo, va a exhibir a tibios, pusilánimes, disidencia controlada, conformistas, ignorantes, bufones anti-amlo o pro-amlo, finalmente cangrejitos mexicanos que prefieren estar cruzados de brazos mientras México se convierte en Venezuela del Norte.

Pisó callos

Un tuit compartido por el ingeniero Julián Hamlet en su cuenta oficial, donde asevera que la Revocación de Mandato es una farsa, demagogia política.

 

No tenía Plan B

Está claro que Gilberto Lozano nunca tuvo un plan B para lograr que renunciara López a la presidencia, y tampoco dio explicaciones del porqué dejó a varios de sus seguidores en el Zócalo, vestidos y alborotados. Ahora resulta que apoya al tabasqueño con la revocación de mandato. Cuestiono: ¿Hipocresía o traición al Frente que encabeza?

Conclusiones

La figura de revocación de mandato existe en México desde el 20 de diciembre del 2019, fecha en la que se publicó una importante reforma a varios artículos de la carta magna. Esta reforma constitucional define a la revocación de mandato presidencial como un derecho de la ciudadanía y contempla la aplicación de este procedimiento en las entidades federativas.

Lo concibe como un “instrumento de participación solicitado por la ciudadanía para determinar la conclusión anticipada en el desempeño del cargo a partir de la pérdida de la confianza”(DOF, 2019).

No hay una ley reglamentaria como tal para la revocación de mandato, y no es retroactiva. López Obrador vuelve hacer un acto desesperado para seguir vigente, y la revocación de mandato la ve como catapulta para reelegirse en el 2024.

En suma, la revocación de mandato es una trampa, de aceptarla, es la crónica de la destrucción de México, que ya fue anunciada desde el 1 de julio del 2018.

*Articulista invitada: Egresada de la licenciatura en pedagogía por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Una de mis pasiones es el periodismo de opinión/La Centinela Política/

Foto: FelixMittermeier

About The Author

Maestra en Periodismo y Comunicación; directora de noticias, editora, jefa de información, articulista, reportera-investigadora, conductora y profesora. Copywriter de dos libros sobre situación política, económica y narcotráfico de México; uno más artesanal de Literatura. Diversos reconocimientos, entre ellos la Medalla de plata por 50 Aniversario de Radio UNAM y Premio Nacional de Periodismo, categoría Reportaje.

Related posts