septiembre 21, 2021

La resiliencia, una capacidad que sólo descubres tener cuando enfrentas una desgracia o un evento crítico

La resiliencia, una capacidad que sólo descubres tener cuando enfrentas una desgracia o un evento crítico

 

Bolivar Hernandez*

Resiliencia, esta palabra tan extraña proviene del latín, resilio, resilire que , literalmente significa dar un salto hacia atrás. Es un volver a la normalidad de siempre.

Es la capacidad de sobreponerse a momentos críticos y adaptarse con normalidad. Se trata de superar la adversidad y el exceso de estrés.

 

Desafortunadamente, no todo el mundo posee esta cualidad o está actitud ante los infortunios de la existencia. La inmensa mayoría se ven abatidos por las desgracias que les tocan directamente en la vida.

Y la paradoja es que los seres humanos que tienen la resiliencia, no sabían que la poseían hasta que tuvieron que enfrentar una desgracia o un evento crítico.

 

Dos ejemplos paradigmáticos

Stephan Hawking: Físico teórico, astrofísico, y divulgador de la ciencia. Británico.

Desde los 26 años fue atacado por una enfermedad llamada ELA (Esclerosis Lateral Amniotrofica), que le produjo una parálisis muscular total.

La ciencia medica le pronosticó pocos años de vida. Y este  hombre demostró sus deseos de vivir, por un periodo de 50 años, durante los cuales se casó dos veces, tuvo hijos, y publicó importantes obras científicas sobre el universo.

Murió a los 76 años, después de una larga batalla por la vida en forma productiva y propositiva.

 

Nelson Mandela

Este luchador social sudafricano estuvo preso durante 27 años, a causa de sus ideas sobre la integración racial en un país que inventó el Apartheid, que separaba tajantemente a negros y blancos. Era un país sumamente racista.

Mandela superó con creces el largo cautiverio y al salir de la prisión organizó a su pueblo y logró ser presidente de la República.

 

Su factor de resiliencia fue notable para permanecer entero y firme en sus ideas nacionalistas e integradoras de una sociedad muy dividida.

 

Tiempos de pandemia

Desde el 2020, el mundo entero colapsó por el COVID-19 y se desató una crisis de una magnitud nunca vista desde el siglo pasado con la gripa española, que cobró 50 millones de vidas humanas.

 

Actualmente el nuevo coronavirus ha provocado, en dos años, cerca de 3 millones de fallecimientos . Y la aparición de 6 vacunas contra el COVID-19, en un tiempo récord, lo que ha permitido detener el número de contagiados graves y de muertos.

Sin embargo, las secuelas de la pandemia empiezan a manifestarse con agudeza extrema. Los familiares y amigos de los muertos ya dan muestras de dolor y abatimiento por tantos decesos de personas cercanas.

 

La resiliencia no es un hecho generalizado en el mundo, por desgracia. La desesperanza y el miedo invaden a las sociedades que viven híper conectados e invadidos por una avalancha de rumores y de fake news que circulan en redes sociales y en los medios de comunicación de todo el planeta.

Este clima de terrores mediáticos ya ocasionó que varias vacunas tengan que ser suspendidas en su aplicación por causas aún no determinadas a ciencia ciert , ya que se afirma que esos fármacos producen trombosis o coágulos en el cerebro, en muy pocos casos. ¡El pánico es mundial!

 

Evitar conflictos

Hoy más que nunca se requiere desarrollar en los individuos del planeta la asertividad; debemos procurar ser más asertivos en lo general y evitar problemas.

La asertividad es una habilidad que se puede aprender, y superar con facilidad.

La asertividad hace mucha falta ahora para sobrevivir en esta pandemia, ya que es una manera de negociar con habilidad entre amigos, parientes y con los jefes o patrones, y conseguir expresar nuestros deseos de una manera amable, franca, abierta, directa y adecuada.

 

Por ejemplo, advertir directamente a todos que no deseamos ser visitados en nuestros hogares por nadie, para evitar contagios del COVID-19 .

 

En el teletrabajo hay que plantear claramente a los patrones o jefes nuestras necesidades y deseos de ser productivos sin tanta explotación despiadada como ocurre en muchos casos. No importa si son hombres o mujeres los afectados. La abnegación de los trabajadores no es nada recomendable en aras de enriquecer más aún a los patrones.

 

Las fiestas clandestinas

En todo el planeta las sociedades han seguido practicando sus ritos sociales, fiestas y celebraciones familiares y comunitarias. Si es la navidad deben reunirse todos los familiares, si es la Semana Santa todos deber ir a la playa,

 

Y los jóvenes adolescentes y adultos jóvenes continúan la fiesta con bailes y conciertos de fin de semana, además de frecuentar bares y cantinas sin respetar la sana distancia y mucho menos el uso de la mascarilla.

No cabe duda que los jóvenes de todo el mundo tienen la certeza de ser inmortales, ya que a ellos el virus no los ataca nunca, según su sentir.

 

Pero con las nuevas oleadas de la Covid-19, los jóvenes empiezan a ser victimas del letal virus, antes no y ahora si.

 

El confinamiento

En todo el planeta, el confinamiento obligatorio hace que las sociedades lo vivan como una opresión intolerable, que atenta contra sus derechos humanos. La resiliencia no existe  para soportar esos encierros largos y tediosos.

Aparecen en el confinamiento varios fenómenos asociados: el aburrimiento, la depresión y el estrés. Ante estos factores derivados del encierro la sociedad no encuentra salidas sanas.

 

La salud mental pública está en riesgo a corto plazo

¿Qué hacer? Hay pandemia para un largo rato.

El peligro del contagio está a la vuelta de la esquina. Y ahora no hay grupos de edades exentos del contagio, excepto los niños chicos.

Las medidas sanitarias son las mismas de siempre, hay que vacunarse y no se vale que el ciudadano elija un cierta vacuna. Todas las vacunas proveen inmunidad y son confiables y eficaces.

La nueva normalidad es la que marca la restricción social, no reuniones ni fiestas. Nunca volveremos a ser lo que éramos antes del 2020.

 

El turismo, ese impulso de viajar a cómo dé lugar por todo el mundo, dejó de ser una opción sana. Los riesgos de viajar en tren, avión o en barco, son inmensos si no se tienen los cuidados sanitarios mínimos.

#La Vaca Filósofa

Foto: geralt

About The Author

Un joven y dinámico diario web, con información actual, de ágil lectura, enfocado en Política, Negocios, Tecnología y diversos temas de México y el mundo. Contamos con la colaboración de importantes plumas que escriben desde diversas partes del mundo y con la fina ironía de caricaturistas reconocidos internacionalmente.

Related posts