La Princesa Eugenia y Jack Brooksbank ya son marido y mujer; ¿otro cuento de hadas en la corona británica?

 

Decenas de personas se dieron cita desde temprana hora en las inmediaciones del castillo y la calle principal del poblado de Windsor, a unos 60 kilómetros al oeste de Londres para ver desfilar a los recién casados.

 

En un tiempo récord de doce minutos, la princesa Eugenia y Jack Brooksbank se dieron el “sí acepto” en una ceremonia en la Capilla de San Jorge en el Castillo de Windsor enfrente de 850 invitados.

 

AL MINUTO OCHO

los novios intercambiaron los tradicionales votos y las argollas de casados para posteriormente ser declarados marido y mujer por el decano de la capilla de Windsor, David Connor.

 

Tras el breve intercambio, el cantante de ópera Andrea Bocelli entonó magistralmente el Ave María y reapareció de nuevo a la mitad de la ceremonia.

 

Hermana mayor de Eugenia, estuvo a cargo de una de las lecturas durante la ceremonia que contó con toda la pompa y circunstancia de una boda real.

 

Entre los pajes que con dificultad subieron las escalinatas se encuentran el príncipe Jorge y la princesa Carlota de 5 y 3 años respectivamente -hijos de los duques de Cambridge.

 

La reina Isabel II, de 92 años y su esposo el duque de Edimburgo, de 97 años de edad arribaron a las escalinatas que conducen a la capilla de Windsor donde la ceremonia inició en punto de las 11.00 hora local.

 

Los duques de Cambridge, el príncipe Guillermo y Catalina y los Duques de Sussex, el príncipe Enrique y Meghan se encuentran entre los invitados especiales de la familia real.

 

 

INVITADOS ESPECIALES

También asisten la estrella del pop latino Ricky Martin, el cantante Robbie Williams, las modelos Kate Moss y Cara Delevingne, y la artista conceptual Tracey Emin.

 

La princesa Eugenia es la novena en línea de sucesión al trono británico, mientras que su futuro marido es el representante de la marca de Tequila Casamigos en Europa, fundado por el actor George Clooney.

 

Decenas de personas se dieron cita desde temprana hora en las inmediaciones del castillo y la calle principal del poblado de Windsor, a unos 60 kilómetros al oeste de Londres para ver desfilar a los recién casados una vez que concluya la ceremonia religiosa después del mediodía.