agosto 05, 2021

La posición francesa, dura pero muy efectiva

La posición francesa, dura pero muy efectiva

 

Bolivar Hernandez*
La pandemia de COVID-19 en el mundo avanza a pasos gigantescos pese a los procesos de vacunación con las 6 vacunas existentes.
Han surgido nuevas variantes más virulentas, pero menos mortales.
Las variantes, según la Organización Mundial de la Salud, OMS, son las siguientes, y para evitar asociarlas con países se dispuso utilizar el alfabeto griego:
  • ALFA (Británica)
  • BETA (Sudafricana)
  • GAMMA (Brasileña)
  • DELTA. (India)
Los adultos mayores han dejado de ser el grupo de mayor riesgo de contagio, hospitalización y muerte; ahora los grupos de riesgo son los jóvenes menores de 40 años. La vacunación ha jugado un papel decisivo en la inmunidad de la población adulta.
Las olas de contagio
En muchas partes del mundo ha habido una primera ola al principio de la pandemia e inmediatamente después han venido detrás otras olas: la segunda, la tercera y la cuarta.
El semáforo epidemiológico ha cambiado lentamente de rojo a naranja, y de amarillo a verde. Y luego vienen los retrocesos y de nuevo a rojo o naranja por los repuntes o nuevas olas.
La pandemia no cede tanto como se esperaba
Las razones son variadas y complejas. Según los países y las medidas sanitarias que imponen a sus sociedades, los resultados son insólitos. Los confinamientos y toques de queda han sido ineficientes, y la población trata de burlar esos dispositivos con mucho ingenio..
El uso de la mascarilla y la sana distancia, se practican en todo el mundo con muy poco rigor y disciplina. Sobre todo entre los más jóvenes. Ese grupo de la población que aún no han sido vacunados, es el más vulnerable actualmente.
El otro gran problema mundial es la reacción de muchos individuos, de edades variables, que rechazan tajantemente ser vacunados porque no creen en la existencia del virus y menos creen en la eficacia de las vacunas.
El nutrido grupo de los negacionistas
Son un un grupo de alto riesgo de contagio. He preguntado a mis amigos médicos si se van a vacunar y su respuesta es rotunda: ¡NO!
Francia marca el paso en la vanguardia de lo que hay qué hacer en todo el mundo. El presidente de Francia, Emmanuel Macron, dispuso tomar cartas en el asunto con respecto a los reacios a vacunarse. Así, quienes no se vacunen dentro de un plazo perentorio:
  • No podrán ir al cine ni a museos.
  • No podrán usar el transporte público, aviones y trenes.
  • Tendrán que hacerse una prueba PCR y obtener un resultado negativo. Prueba que dejará de ser gratuita, y costará 50 euros.
  • Es una obligación. Ineludible del personal médico y de salubridad pública, y para quienes tienen trato con personas vulnerables, de vacunarse de inmediato.
  • El personal de primera línea del servicio médico y sanitario que se nieguen a vacunarse ya no podrán ir a trabajar y tampoco a recibir el salario respectivo.
A partir de este pronunciamiento enérgico del presidente francés, de inmediato un millón de ciudadanos galos dispusieron irse a vacunar.
La coerción que entrañan las medidas tomadas por los gobiernos son impopulares, pero efectivas entre los desobedientes.
En México y en Guatemala
Hay grupos numerosos de individuos que son negacionistas y no quieren vacunarse ni tomar medidas de prevención.
Varios conocidos míos se consideran inmortales y no se van a vacunar ni aunque les tuerzan el brazo o les hagan manita de puerco.
¡Vaya pues!, ¡Hasta pronto desobedientes, necios y obcecados!
*La Vaca Filósofa
Foto: Pexels

About The Author

Soy binacional México-guatemalteco, 77 años. Antropólogo, psicoanalista, periodista, ecólogo, ciclista, poeta y fotógrafo.

Related posts