abril 21, 2021

La #pandemia,#devastación y #muerte, que desnuda las #estructuras #globales del #egoísmo

La #pandemia,#devastación y #muerte, que desnuda las #estructuras #globales del #egoísmo

MSIa Informa*

La pandemia del corona virus, además de ser devastadora en término de vidas perdidas, ha puesto en evidencia la naturaleza corrupta del orden global; esto es patente en el hecho de que las naciones más ricas se precipitan a monopolizar la disponibilidad y producción de vacunas, en algunos casos hasta el extremo de acaparar más de las necesarias para inocular a sus respectivos habitantes. Mientras, la mayoría de la población del orbe queda desamparada.

 

Este orden de egoísmo toca a los grupos de poder nacional que buscan privilegios para protegerse, aun a costa de las necesidades del resto de la sociedad. Aunque el horrendo fenómeno es atribuido únicamente al egoísmo de la naturaleza humana, es también una distorsión producto de un orden económico y social darwinista, promotor a nombre de la globalidad modernista, del principio de la “sobrevivencia del más apto. Platón lo plantearía como el “Principio de Trasímaco”, el truculento personaje del libro La República, para quien la justicia es cumplir el interés de los más fuertes.

 

En realidad, resulta difícil escapar a la constatación de que los gobiernos de una poderosa parte del mundo están dominados por estructuras de un egoísmo institucionalizado, muy determinado a someter a la gran mayoría a designios exclusivistas. Al mismo tiempo que mantiene a esta distraída y confundida con hábiles mecanismos de dominación social, como la que representa la agenda identitaria, enfocada en resaltar supuestos y cuestionables derechos individuales, por encima de los genuinos intereses nacionales sustentados en el bien común y en la dignidad de cada ser humano.

 

Esta situación fue el tema de la categórica advertencia del canciller mexicano Marcelo Ebrard, en una reunión de alto nivel del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas el pasado 17 de febrero: diez países poseedores del 60% del Producto Interno Bruto (PIB) global aplicaron tres cuartas partes de las primeras dosis de la vacuna contra la pandemia de Covid-19, mientras hay más de 100 países que no han aplicado ni siquiera una.

Nunca habíamos visto una división tan profunda, que afectase a tantos en tan poco tiempo…Urge revertir la injusticia que se está cometiendo, porque de esto depende la seguridad de toda la humanidad, sentenció en la videoconferencia.

 

Por ironía, Ebrard hablaba en nombre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), de la cual México ocupa la presidencia rotativa (Brasil se separó recientemente). La ironía queda a cuenta de la desastrosa conducta de grupos dirigentes de Iberoamérica, gravemente azotada por la pandemia cuyos números ascienden al 25% de las muertes por Covid-19 a nivel mundial, aunque represente solamente el 8.5% de la población mundial.

 

En Argentina, Perú y Ecuador, los ministros de Salud se vieron forzados a renunciar, por favoritismo indebido a familiares, correligionarios y miembros de poder locales, en los respectivos programas de vacunación. En Brasil, seis gobernadores están bajo investigación de la Policía Federal y siete secretarios estatales de Salud ya fueron separados por sospechas de corrupción en la compra de equipo y la construcción de instalaciones de emergencia para el combate a la pandemia, con numerosas irregularidades ya comprobadas. Antes del inicio de la vacunación, órganos del Poder Judicial tuvieron el desplante de reivindicar prioridad en la recepción de las vacunas. En prácticamente todos los países, se multiplican denuncias de favoritismo en las listas de prioridades.

 

El desequilibrio en la disponibilidad de las vacunas, citado por Ebrard, es solamente la punta del iceberg de tales estructuras del egoísmo, epitomizadas en la “globalización financiera” de las últimas décadas, cuya principal hazaña ha sido la profundización de las desigualdades socioeconómicas en escala global, tanto entre los países como dentro de ello. La tendencia es comprobada por numerosos estudios y admitida por organismo multilaterales, como el Fondo Monetario Internacional (FMI), Banco Mundial y la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) y otros.

 

El aspecto más trágico de este cuadro es la verificación de que, por primera vez en la Historia, la humanidad dispone del conocimiento y las condiciones objetivas para concretar una meta que hasta hace poco parecería utópica: proporcionar virtualmente a todos los habitantes del planeta, en una generación o poco más, niveles de una vida digna. Si esta meta no está en la agenda política mundial, no es por insuficiencia de recursos humanos, escasez de recursos naturales (alimentos, materias primas, energía y agua) o alguna supuesta crisis ambiental, como una inexistente influencia humana en el clima global)-sino por la hegemonía de las estructuras del egoísmo.

 

En la cumbre de semejantes estructuras se encuentra el sistema internacional “globalizado”, de lejos, el mayor obstáculo y factor de “insustentabilidad” para un desarrollo cooperativo y armónico de la humanidad, que le permita dejar atrás tres siglos de una modernización selectiva de la economía mundial y de avance irregular del proceso civilizatorio, reflejados en la profundización de las desigualdades y en el déficit global de justicia mostrado en la respuesta a la pandemia.

 

Hasta el momento desafortunadamente, no se ha producido una respuesta continental de la región iberoamericana para enfrentar los desafíos económicos que representa la pandemia. Brasil se ha deslindado de la responsabilidad de encabezar una respuesta coordinada de toda la región hacia la emergencia sanitaria, posición que le cabría por sus dimensiones y capacidades científicas e industriales, todavía significativas y por ser miembro del grupo de los BRICS, teniendo a Rusia y China como dos de sus miembros líderes en la producción de vacunas. Todavía, aunque con demora, es imprescindible que se articule con países de peso, como México, Argentina y otros, para retomar la agenda de la integración continental iberoamericana en torno a la emergencia pandémica y a la promoción de un orden mundial justo y equitativo.

FotoAnna Shvets

About The Author

DiarioNoticiasWeb.Com

DIARIO NOTICIAS WEB ES UN JOVEN PORTAL PERIODÍSTICO DIGITAL INDEPENDIENTE, CON INFORMACIÓN ACTUAL Y ANALÍTICA, DE ÁGIL LECTURA,

Related posts