La migración de venezolanos remece a Sudamérica

 

El portal Televisa News publicó un interesante artículo donde sostiene que la migración de venezolanos remece a Sudamérica.

 

El texto lleva el nombre de “La migración de venezolanos remece a Sudamérica”. Aquí te dejamos el texto íntegro:

 

El masivo y dramático éxodo de venezolanos, que huyen del hambre y la escasez en su país, sacude hoy con más fuerza a Sudamérica.

Varios presidentes de la región ya han advertido que la expatriación de venezolanos, sin documentos ni fronteras, es una bomba de tiempo migratoria, cuya mecha larga se extiende peligrosamente en toda la América del Sur.

El responsable es el gobierno de Maduro, definitivamente. Mira toda la catástrofe viene desde el engaño que nos hizo el extinto presidente galáctico, como le dicen en Venezuela, Hugo Rafael Chávez Frías”, dice el migrante venezolano Manuel Espinel.

Los propios venezolanos desacreditan a Nicolás Maduro cuando afirma que los que huyeron del país, ahora quieren regresar.

“Nicolás Maduro deje de estarle mintiéndole al mundo, la gente en Venezuela está huyendo por el hambre, porque hay una pobreza extrema, porque no hay alimentos, porque no se consiguen las medicinas”, denuncia Julio Sanguino, otro emigrante venezolano.

Un padre venezolano y su hijo buscan ingresar en Colombia. (AP)
Un padre venezolano y su hijo buscan ingresar en Colombia. (AP)

Hace unos años, quién podría imaginar que una de las naciones más ricas del mundo en reservas petroleras estaría hoy a un paso de la bancarrota, al punto de que las familias se ven obligadas a separarse, a decirse adiós para buscar en otros países recuperar el tiempo perdido. Es el caso de Juan Pedro Díaz.

Aquí no hay comida, no hay nada, ya el gobierno tiene todo controlado, ya tenemos que depender de un carnet hasta para echar gasolina y uno como profesional, pues no tiene oportunidad aquí en el país”.

Su anciano padre Juan lo despide en el puente internacional Simón Bolívar que separa a Venezuela de Colombia. La emoción entrecorta sus palabras.

“Tristeza, da ganas de llorar por mi país, si yo estuviera joven me iría también”, narra Juan Díaz.

El otro rostro de la crisis humanitaria son los niños. Las jóvenes madres venezolanas llevan a sus hijos exhaustos y desnutridos a los puestos asistenciales de la ciudad colombiana de Cúcuta para que reciban atención médica primaria. Otras, con menos suerte, mendigan en las calles con sus niños en brazos y rezan para que no se enfermen.

Madres venezolanas buscan ayuda en Colombia. (AP)
Madres venezolanas buscan ayuda en Colombia. (AP)

María Inés, una joven madre venezolana, explica: “Los médicos, allá no hay nada, no hay medicinas, no hay nada y ya hay niños que han muerto por falta de medicinas y cosas así”.

Pero en medio del drama, siempre hay espacio para la esperanza. Aquí más de 120 niños que antes acompañaban a sus padres a vender en las calles, se dedican a ser niños.

 

La organización humanitaria Renacer convenció a sus padres para que los niños no fueran a trabajar, ni mendigar. Ellos, ahora juegan y ríen.

“Mi papá está en Valencia y mi mamá salió para la casa”, dice Katherine, hija de venezolana emigrante.

Unos juegan futbol, otros hacen ejercicios. Los más pequeñitos pintan y colorean láminas.

Venezolano vendiendo fruta en Ecuador. (EFE)
Venezolano vendiendo fruta en Ecuador. (EFE)

José Leonardo Brito, presidente de Renacer, explica: “Hay niños que ni siquiera están estudiando actualmente y la idea de la fundación es ésa, tratar de arropar esas necesidades que ellos tienen actualmente”.

Al lado de las instituciones humanitarias, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, atiende a más de 23 mil menores de 5 años. Los niños, hijos del éxodo, tienen así una nueva oportunidad.