septiembre 20, 2021

La leyenda de los guerreros valientes o águilas-jaguares

La leyenda de los guerreros valientes o águilas-jaguares

 

Arturo Rios

El mundo estaba sumergido en las tinieblas, los dioses se reunieron en Teotihuacan y se preguntaron quién iba a tomar a su cargo la tarea de iluminar al mundo. El rico y presuntuoso Tecciztécatl dijo: Yo lo haré.
Era necesario otro candidato. Los dioses designaron, tal vez para burlarse, al pobre de Nanahuatzin, que padecía una grave enfermedad de la piel, pero aceptó.
Mientras los dioses encendían un gran fuego en un “horno divino”, los dos héroes se retiraron a la cúspide de una pirámide para consagrarse durante cuatro días a la virtud y la realización de ciertos ritos.

Las ofrendas del primero eran fastuosas, las del segundo risibles. Pero mientras que el primero ofrecía falsas espinas de coral rojo; el segundo ofrecía verdaderas espinas entintadas con su propia sangre.

Antes de la prueba final

Cada uno se preparó según sus medios, el primero con pompa y el segundo con sencillez.
Los dioses se formaron en dos filas, como una avenida que conducía al brasero divino. Cada candidato corría entre las filas para lanzarse a las llamas. Tecciztécatl, sin embargo, lo intentó en vano en cuatro ocasiones, pero todas las veces le faltó valor.

Nanahuatzin, más valiente, se lanzó a la primera, ganando la prueba. Su rival, azuzado por la vergüenza, lo siguió a las llamas, cuyo ardor había disminuido. Un águila y un jaguar se lanzaron tras él. Nació la costumbre de llamar a los guerreros valientes “águilas-jaguares”.

FUENTE: Fray Bernardino de Sahagún, Historia general de las cosas.

Foto: supersorx 

About The Author

Soy un hombre y periodista independiente, no tengo partido político. La crítica es mi posición. Me titulé a los 65 años y tengo 74. Mi vida es el Periodismo.

Related posts