octubre 25, 2021

La juventud del siglo XXI no es un tesoro valioso ante la miopía de los gobiernos occidentales

La juventud del siglo XXI no es un tesoro valioso ante la miopía de los gobiernos occidentales

Juventud, divino tesoro,
Ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro,
Y a veces lloro sin querer.
Bolivar Hernandez
El magnifico poema del nicaragüense Rubén Darío, titulado Juventud, divino tesoro, es recitado por todo el mundo desde hace muchos años.
La juventud es una etapa de la vida de los seres humanos que está sobrevalorada en el mundo occidental. Se exalta la juventud como el ideal permanente a alcanzar y sostener; nadie quiere envejecer y hacen cualquier cosa para evitarlo.
La actual generación de jóvenes
Son aquellos que nacieron a fines del siglo XX e inicios del siglo XXI. Es una generación que supera con mucho la escolaridad de sus ancestros, ya que han pasado por la universidad y cursado posgrados. Poseen maestrías y doctorados, y hasta post doctorados.
Y no consiguen empleos dignos de sus atributos académicos. Y tienen que aceptar empleos con salarios bajos, jornadas laborales extenuantes, y sin ninguna prestación social.
Muchos jóvenes viven en la precariedad absoluta, en casas de sus padres, y sin futuro ni esperanzas.
Este fenómeno se denomina en sociología, como La McDonalizacion del empleo juvenil, son trabajos basura.
Una gran cantidad de jóvenes con formación universitaria aceptan empleos como meseros, camareros, conductores de taxis, paseadores de perros, cuidadores de ancianos, dependientes de supermercados, repartidores en moto o en bicicletas, celadores, veladores, paramédicos y un largo etcétera de empleos mal remunerados.
No figuran en la nómina de las empresas al firmar contratos por un día, por una semana o un mes, para no generar un historial laboral, y son pagados en negro, bajo el agua, en forma subrepticia.
El caso que sigo minuciosamente es el de España, donde los jóvenes tienen en la vida solo dos opciones: 1.- Morirse sin ilusiones y viviendo en casa paterna, y
2.- Emigrar al extranjero.
Desde el año 2008 se han largado de aquel país, aproximadamente 2 millones de jóvenes menores de 30 años. Emigran, anualmente, un promedio de 100 mil jóvenes.
Los países a donde emigran los jóvenes españoles, preferentemente, son:
  • Argentina,
  • Francia
  • EEUU
  • Alemania
  • Reino Unido
  • Canadá
Las naciones receptoras de la migración de jóvenes españoles con estudios universitarios, aceptan de inmediato estos talentos provenientes de las áreas de la salud, ingeniería, informática, biología y ambientalismo.
Ganan el triple de los salarios pagados en España, con contratos permanentes, y con la protección del seguro social.
La razón es sencilla
Los países receptores de la migración juvenil con estudios universitarios, no han gastado un solo euro en la preparación de ellos, y por lo tanto es atractiva la gran oferta de graduados que ofrece España al resto del mundo.
La fuga de cerebros de la Unión Europea es incesante, y dañina para la economía y el desarrollo científico de los países expulsores de talentos.
La sangría de recursos humanos con altas calificaciones académicas es un acto nocivo para los países que invierten en la educación superior de sus jóvenes, y al no poder retenerlos con empleos dignos y bien remunerados.
En el futuro los países expulsores de talentos tendrán que montar vigorosas iniciativas para facilitar el retorno de los cerebros fugados al extranjero, ofreciendo mejores condiciones de trabajo y seguridad social.
La juventud del siglo XXI no es un tesoro valioso ante la miopía de los gobiernos occidentales, que poseen muchas políticas de empleo denigrantes para sus juventudes.
¡Hasta pronto, desobedientes que se buscan la vida lejos de sus patrias, de sus familias y de sus amigos! Chicos que encontraron la esperanza y las ilusiones en otras partes del mundo.
Foto: andrew_t8 

About The Author

Soy binacional México-guatemalteco, 77 años. Antropólogo, psicoanalista, periodista, ecólogo, ciclista, poeta y fotógrafo.

Related posts