octubre 25, 2021

La educación, un proceso de perfeccionamiento interminable

La educación, un proceso de perfeccionamiento interminable

 

Rubén Darío*

La educación entendida como un proceso de perfeccionamiento intencional, el cual  las y los estudiantes llevan a cabo a través de la autonomía y el acompañamiento de un facilitador, el docente.

Hasta allí una luz que nos irá acercando un poco a la idea que engloba la educación. Coincidamos con una constante reconocida por muchos pedagogos  de que la educación se entiende como un proceso de humanización que conlleva a niveles elevados de autonomía, de análisis, inteligencia y solidaridad. En este sentido, este proceso de perfeccionamiento constante supone reformar su comportamiento e ir modificando su manera de comportarse en la medida en que va socializando.

Se entiende entonces, que este perfeccionamiento constante es el resultado que persigue cualquier proceso educativo, es decir la formación, el fin perdurable.

Esto quiere decir que los conocimientos, habilidades, enseñanzas serán la manera para formarse como ser humano.

La educación entonces se constituye como un proyecto que le permite a las y los estudiantes ser más autónomos e inteligentes, pero sobre todo mejores personas.

Nuestro trabajo como docente nos obliga a pensar en qué medida con mi trabajo, con mi quehacer docente, estoy contribuyendo de manera significativa en la formación de las y los estudiantes y en hacer que alcancen los niveles altos de humanización que traza este proceso inacabable.

 

Utilidad y finalidad

Cada que me siento a pensar y diseñar una clase pienso en la manera que la voy a desarrollar, pienso para quién va dirigida, su utilidad y finalidad y, sobre todo, qué voy aprender.

Ésta y otras inquietudes que surgen en la práctica pedagógica se van despejando, cuando tengo claro, cómo aprenden, qué factores influyen en su aprendizaje y que éste sea para toda la vida.

Asumir los riesgos y los desafíos que esto implica, es entender que el aprendizaje es constante, que debe de renovarse día a día para que pueda convertirse en un proceso significativo que nos permita, tanto a docentes como a estudiantes, desarrollar y fortalecer nuestras propias habilidades y conocimientos para direccionar la racionalidad y crecer como personas.

 

*Pedagogo y docente colombiano de Lengua Castellana y Literatura por casi 20 años. Gestor cultural y promotor de lectura. Director grupo interdisciplinar “Las palabras no muerden”. Especialista en Lectura Crítica, prueba ICFES. Experto en Educación.

About The Author

Un joven y dinámico diario web, con información actual, de ágil lectura, enfocado en Política, Negocios, Tecnología y diversos temas de México y el mundo. Contamos con la colaboración de importantes plumas que escriben desde diversas partes del mundo y con la fina ironía de caricaturistas reconocidos internacionalmente.

Related posts