octubre 17, 2021

La arremetida contra Ricardo Anaya, pinta como venganza de AMLO  

La arremetida contra Ricardo Anaya, pinta como venganza de AMLO  

Arturo Rios*

“No soy vengativo… solo no olvido”, la frase que AMLO ha repetido decenas de veces, pero “No olvido”, es una contradicción del “No soy vengativo”. Los hechos son claros y contundentes.

Sólo para ratificar su volátil comportamiento, siguen vigentes videos en los que con frecuencia niega que haya prometido que acabaría con los gasolinazos. Muchos lo califican de mentiroso compulsivo.

A su arribo al gobierno en 2018, el costo de la gasolina estaba en 18.32 pesosen abril de 2021, subió a 20.39, hoy tiene un costo de 22.84. Los aumentos han sido graduales y ahora, nos niega que no prometió lo que dijo.

Todo lo anterior viene a cuento con el desaguisado púbico con Ricardo Anaya excandidato a la Presidencia del PAN, quien dijo que López lo quiere meter a la cárcel. El Ejecutivo primero aseguró no tener nada que ver en la investigación en contra del político; luego, confirmó “Si es inocente, que no se ampare ni huya”.

En enero

La FGR anunció la denuncia que presentó Emilio Lozoya, exdirector de Pemex, contra algunos exfuncionarios federales y políticos entre los cuales figura Ricardo Anaya. La tuvieron en el aire y ahora que reapareció, la reviven. Es una combinación de aplicación de la ley y la venganza.

La UIF de la Secretaría de Hacienda ha presentado 23 denuncias formales ante FGR en contra de varios funcionarios y exfuncionarios que Lozoya señaló, el año pasado, por presuntos actos de corrupción. Hasta hoy, nada se ha hecho.

AMLO me quiere fregar a la mala y sacarme del 2024, dice Anaya y agrega que el expediente está mal hecho, que alteraron la declaración de Emilio Lozoya.

La denuncia fue presentada como parte del proceso para convertirse en testigo colaborador de la Fiscalía en el caso Odebrecht.

Vía Twitter

Anaya afirmó que López Obrador quiere encarcelarlo para que no sea candidato a la presidencia en 2024. De ser así, encamina sus pasos el mandatario a emular a Daniel Ortega, de Nicaragua.

Mientras tanto, los panistas ya se movilizan en defensa de su excandidato y hay voces albiazules que critican la posición del gobierno y lo califican de vengativo e intolerante. Veremos cómo se dilucida este episodio que pinta mal.

No defendemos a Ricardo Anaya, que quede claro, usamos el ejemplo que la justicia no está bien compartida, los delincuentes de casa son intocables y los opositores perseguidos… Eso no es gobernar bajo un Estado de Derecho.

Para cerrar, es impresionante la capacidad pugilística del mandatario. Ahora también se remonta 500 años atrás y acusa, a Hernán Cortés, de ser quien inició la corrupción en México, al tomar el país sin fundamento legal. Habría qué recordarle al mandatario que los aztecas, después mexicas, tomaban los territorios sin permiso y esclavizaban a sus ocupantes.

Email: [email protected]

About The Author

Soy un hombre y periodista independiente, no tengo partido político. La crítica es mi posición. Me titulé a los 65 años y tengo 74. Mi vida es el Periodismo.

Related posts